Ministro Cano supervisó avance de instalación de planta de reciclaje de escoria metálica en Miranda

Prensa Minería/ Nerliny Carucí.- Bajo un agreste sol mirandino, el ministro para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Hugo Cano, dio la bienvenida a los representantes de la empresa Fondel Metals en Venezuela que, muy pronto, instalarán en CVM Loma de Níquel una planta de reciclaje para tratar los residuos industriales almacenados en esta mina.

El ministro declaró que “esta planta es un prototipo único, diseñado para Venezuela, bajo las siglas FNR —que significan ferroníquel recuperado—, el cual permitirá trabajar los pasivos ambientales acumulados tras el proceso de refinación en la empresa CVM Loma de Níquel”.

La planta, cuya eficiencia fue certificada hace cinco semanas, tiene la capacidad para recuperar unas tres mil toneladas de ferroníquel, “contribuyendo, así, a maximizar el rendimiento del níquel venezolano y a agregarle valor”, detalló Cano.

La planta será instalada en Venezuela por la empresa FrontMet BV C.A., filial de la casa matriz holandesa Fondel Metals, a fin de fortalecer la producción del Motor Minero, con “tecnologías de vanguardia y observando el cumplimiento riguroso de toda la normativa ambiental”.

El ministro explicó que la escoria que se aprovechará es un pasivo ambiental que sale de los hornos de CVM Loma de Níquel con un alto contenido de materiales ferrosos que no se pueden recuperarse en el proceso normal y formal de la planta; y que sirven para la fabricación de acero inoxidable.

Según el máximo representante del Motor Minero, el producto final será comercializado en el extranjero, a fin de impulsar el Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad del país.

Cano informó que esta planta arribará a Venezuela a finales de enero del año 2019, para ser instalada en los terrenos de CVM Loma de Níquel, ubicados en Miranda; y entrará en producción a finales del primer trimestre de 2019, con las certificaciones ambientales que garanticen la calidad de la gestión minera.

Delegación criolla certificó eficiencia de planta minera

A principios de septiembre pasado, una delegación del Gobierno de Venezuela viajó a Róterdam, Holanda, para hacer la certificación técnica del prototipo de la planta que permitirá reciclar 142 mil toneladas de escoria metálica en CVM Loma Níquel, para generar un ingreso de divisas al país.

La comisión nacional, encabezada por el gerente de Operaciones de CVM Loma de Níquel, Gregorio Marrero, pudo constatar que el prototipo de esta separadora magnética para recuperación de metal con contenido de níquel tiene un diseño eficiente que asegura el aprovechamiento de la escoria de refino, y reduce la contaminación en la naturaleza.

El prototipo de la planta fue construido por un equipo de ingenieros de FrontMet BV C.A., sucursal de la empresa Fondel Metals, con la cual la Corporación Venezolana de Minería (CVM) estableció un convenio estratégico el pasado 29 de mayo, tras conversaciones durante la Expo Venezuela Potencia 2018.

De acuerdo con el gerente de CVM Loma de Níquel, la utilidad de la comercialización del ferroníquel que se extraiga con la nueva planta FNR será distribuida en un 60 % para el Estado venezolano y 40 % para la compañía holandesa, tal como establece el convenio firmado entre ambas naciones y cuya letra fija que la República Bolivariana de Venezuela tiene el control soberano de las decisiones comerciales y la participación mayoritaria de los ingresos.

“Con esta alianza, avanzamos para extraer el metal de la escoria de CVM Loma de Níquel. Con la tecnología de la empresa holandesa, fomentamos el reciclaje y la aplicación de procesos mineros menos invasivos en el ambiente”, expresó.

El convenio entre Venezuela y Fondel Metals tiene una duración de tres años, en los cuales se garantiza la operatividad, el mantenimiento y la transferencia tecnológica para el funcionamiento de la planta en años futuros.

Se estima que los ingresos generados por la extracción y la comercialización de ferroníquel, a partir de los residuos de la industria, asciendan a ocho millones de euros para la nación suramericana.

Fotos: Jonnathan Gudiño