Ministra Magaly Henríquez verifica producción de plantas auríferas en Bolívar

Prensa Minería. – Como parte de las estrategias de control y seguimiento de la actividad minera en el país, la ministra del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, Dra. Magaly Henríquez, continúa realizando recorridos por las zonas mineras del estado Bolívar.

Desde la Planta Inversiones Agrominera El Llanero, Henríquez constató la operatividad de la misma, además reiteró: “Cada vez más nos convencemos de la gran fuerza laboral con la que contamos para impulsar la actividad productiva en nuestro Arco Minero del Orinoco”.

De igual manera, la representante de la actividad minera en Venezuela, recorrió el sector Las Vainitas, municipio Roscio, Comuna Bolívar Chávez, donde existen varias alianzas de la pequeña minería, así mismo, inspección el proceso de extracción que se realiza en el lugar, cumpliendo todas las medidas de protección en resguardo del ambiente.

Estas visitas, son parte de la política implementada por el Gobierno Bolivariano, para el desarrollo y fortalecimiento de la economía nacional y de las capacidades productivas presentes en el Arco Minero del Orinoco.

Impactos: 79

Motor Minero y Minec unen esfuerzos para la remediación ambiental en el estado Bolívar

Prensa Minería. – Con el propósito de garantizar la aplicación de estrategias de remediación ambiental en los sectores donde se llevan a cabo actividades mineras en el estado Bolívar, el Ministerio del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, une esfuerzos con el ente rector de las políticas ambientales del país, el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo.

Es así, como las autoridades de ambos ministerios, consolidaron una agenda de trabajo que dará inicio en los próximos días, en la cual se tiene previsto realizar visitas técnicas en puntos focales para la ejecución de las acciones iniciales de remediación.

La iniciativa busca la aplicación de actividades que cumplan con criterios específicos de buenas prácticas ecológicas, que permitan alcanzar el desarrollo integral de las zonas mineras, siempre desde una perspectiva sustentable, sostenible y amigable con el ambiente.

Este encuentro ministerial, permitió la coordinación de una política coherente, en el ámbito minero, cumpliendo con lo establecido en la Ley de Minas y la Ley de Ambiente, en donde señala que, en Venezuela, todos los proyectos mineros que se desarrollen dentro del territorio nacional deben cumplir con las leyes y los reglamentos de preservación y conservación ambiental, con la finalidad de alcanzar la realización de una minería responsable con el ambiente.

Impactos: 79

Venezuela revoluciona modelo minero

Prensa Minería/Karina Depablos.-  Este martes, el ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, aseguró que uno de los logros más grandes de la Revolución Bolivariana es la construcción de un modelo que ha permitido ir desplazando, de manera progresiva, la minería capitalista.

“Estamos celebrando junto al pueblo los 20 años de la Revolución Bolivariana. Hemos logrado grandes avances, sobre todo en la creación de un nuevo modelo de minería en armonía con el ambiente, pero sobre todo reivindicando y visibilizando al pueblo minero, un sector que ha sido atacado por décadas, y que ahora, contribuye directamente con la diversificación de la economía”, manifestó.

Durante su participación en el noticiero del canal Miraflores TV, transmitido desde la plaza Bolívar de Caracas, el ministro Cano explicó que, gracias a la política del comandante Hugo Chávez, fue creado el Arco Minero del Orinoco (AMO), con el objetivo impulsar el crecimiento y el desarrollo económico de la nación, y romper con el rentismo petrolero del cual ha dependido tradicionalmente Venezuela.

“En Revolución, fue creado el Ministerio para Desarrollo Minero Ecológico. Un ministerio solamente dedicado al tema minero; siempre compartíamos con otras instituciones esta gran actividad económica, y no se le otorgaba el verdadero valor que tiene la minería; pero, desde hace dos años, estamos trabajando para mejorar y aumentar la exploración, explotación y comercialización de los recursos minerales para el bienestar del pueblo”, señaló.

De acuerdo con el titular de la cartera de Minas, las grandes y diversas reservas minerales de Venezuela son razones de peso para que el país, en estos momentos, se encuentre en el centro de los ataques imperialistas internacionales.

“Estamos siendo atacados: tenemos un cerco económico, y todo tiene que ver con nuestras riquezas naturales. Nosotros ya tenemos certificadas más de 8 mil toneladas de oro, y estamos trabajando para certificarnos como una de las reservas auríferas más grandes del mundo; y no solamente de oro, también tenemos 14 mil millones de toneladas de hierro; tenemos diamantes, coltán, bauxita, níquel”, expresó.

Metas 2019

Desde la exposición “Venezuela en 20 años de Revolución”, el ministro Víctor Cano anunció que, para este año, la meta es superar las 30 toneladas de oro, por lo que se están implementando nuevos planes y estrategias para alcanzar mayor eficiencia en la producción de este mineral estratégico.

“Es notable la evolución que hemos tenido en 20 años, en materia aurífera. En 28 años de la IV República solo se recuperaron para el BCV 115. 5 toneladas de oro; mientras que, en Revolución hemos producido y entregado al BCV 146.75 toneladas de oro. Es decir: hasta el año pasado conseguimos 127 % más en oro que lo que hicieron en la IV República, y nuestra metas es seguir incrementando el arrime de oro al Banco Central de Venezuela”, enfatizó.

Asimismo, comentó que desde la creación del Ministerio de Minas se ha registrado un repunte en la producción, puesto que en el año 2017 se entregaron 8.5 toneladas de oro y en el año 2018 la cifra llegó a 10.8 toneladas de mineral.

“No solo estamos produciendo oro, también estamos construyendo asociaciones con empresas nacionales y extranjeras, todo esto bajo un estricto respeto a la naturaleza, a las comunidades indígenas y al pueblo minero. Hemos activado nuevas tecnologías ecoamigables. Estamos instalando más de 50 plantas de cianuración que eliminan el uso del mercurio, de las cuales 7 ya están operativas; así estamos cuidando al ambiente y al ser humano”, indicó.

 

Impactos: 79

“El Arco, como programa de Gobierno, es necesario para transformar la minería en el país”

Prensa Minería/Martha Díaz.- “El Arco Minero del Orinoco, como política de Gobierno, representa la posibilidad real para transformar la experiencia minera al sur del Orinoco que tiene una historia de casi 200 años de deforestación y pérdida de biodiversidad. No hablo de la minería, sino del programa de Gobierno”.

Esta es la valoración expresada por el doctor en Ecología e investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), Francisco Herrera, durante su participación en el foro “La huella ecológica: impacto de la minería, realidades y perspectivas”, como parte del ciclo de conversatorios denominado AMO Todas las Miradas, organizado por el Ministerio del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, a fin de construir soluciones a la realidad de la actividad minera aurífera que se ha venido realizando en el sur del país.

Para Herrera, el impacto ambiental que genera la extracción del oro es “altamente degradante”, ya que genera impactos severos en los ecosistemas y, por tanto, afecta la interrelación entre las comunidades y el ambiente.

“El planeta vive un momento crítico y para mitigar un poco la situación y hacer mayor justicia ambiental, se debe realizar una planificación territorial consciente y reflexiva de las áreas mineras. Por lo tanto, el Gobierno necesita incrementar la inversión en investigación científica e innovación tecnológica para minimizar el impacto ambiental, como resultado de la práctica minera”, expresó.

Durante su intervención, el investigador enfatizó que los daños ambientales de la minería son acumulativos, y solo con planificación y estricto control, se puede minimizar el impacto; por tal motivo: “Venezuela tiene la obligación de organizar la minería porque sus daños pueden ser irreversibles”, dijo Herrera.

Manifestó que la minería se ha convertido en un gran sistema económico que genera ganancias y beneficios a todo el país, pero insistió que trae consecuencias importantes en la población. En ese sentido, hizo un llamado a elevar la conciencia y la responsabilidad en el cuidado de la Tierra, y evaluar el porqué y el para qué se realiza la minería.

“Elevar la conciencia significa pensar para qué hacemos minería: ¿para satisfacer nuestras necesidades?, ¿o para satisfacer demandas de poderes imperiales? ¿Cómo hacemos para no ser esa periferia a la que se le ha asignado el rol de proveedora de materias primas?”, manifestó.

Como especialista en el área ecológica, recomendó tomar medidas rápidas y eficientes, como por ejemplo, acotar las zonas intervenidas, migrar a tecnologías mineras de menor impacto ambiental, como el paso del mercurio a la lixiviación con cianuro, ya que esta es una tecnología menos invasiva con el ambiente.

Fue tajante, sin embargo, al señalar que es necesario eliminar sin ningún tipo de flexibilización el uso del mercurio por los peligros que genera tanto al ambiente como a las comunidades mineras.

Primer paso: cambio cultural

La socióloga Clara Ferreira, durante su intervención en el conversatorio, destacó que cada estrategia que se desee aplicar en el Arco Minero del Orinoco debe necesariamente apuntar a un cambio cultural, con la finalidad de modificar la forma de relacionarnos con la naturaleza.

“Si seguimos viendo a la naturaleza únicamente para generar ingresos —modelo rentista petrolero ahora devenido en rentista minero— cualquier esfuerzo que hagamos resultará en vano”, comentó.

Ferreira insistió en que “debemos revolucionar nuestra relación con la Tierra, y en el Arco Minero del Orinoco, el Estado tiene el compromiso de construir un nuevo sistema de vida, en el que se valore lo social y lo ambiental”.

Otro punto de relevancia que se debe tomar en consideración, dentro del Arco Minero del Orinoco como Zona de Desarrollo Estratégica Nacional, es entender las representaciones que cada grupo tiene respecto al rol que desempeña. “Hoy cada grupo de interés en la zona mantiene su punto de vista inflexible, las representaciones grupales privan por sobre las de los colectivos sociales e incluso nacionales, por esto es necesario generar procesos de diálogo y negociación para lograr encuentros sin desestimar importantes particularidades”, subrayó la socióloga.

Impactos: 79

Ministro para Ecosocialismo: No vamos a permitir más distorsión en el tema minero

Prensa Minería/Karina Depablos.- A juicio de Heryck Rangel, profesor, magíster en Gerencia Ambiental y ministro del Poder Popular para Ecosocialismo, en tan solo dos años, el Gobierno Bolivariano ha hecho grandes y notables esfuerzos para controlar y organizar la actividad minera nacional, por lo que el pueblo venezolano debe empezar a asumir con responsabilidad estas políticas públicas, sociales y económicas.

“Si queremos hacer soberanía hay que conocer lo que tenemos. El principal compromiso de la causa ecosocialista y del gobierno del presidente Nicolás Maduro es la lucha por el ambiente. ¡No vamos a permitir más distorsión en el tema minero! A los mineros hay que respetarlos en su oficio, pero siempre recordándoles que la Tierra les da la riqueza y, por eso, deben devolverle amor y cuidado, protegerla. Es un cambio de paradigma”, enfatizó.

 

Durante su participación en el programa radiofónico En la bulla, Rangel explicó que el proyecto del AMO está bien estructurado y pensado. A su juicio, “ya basta de denuncias en el aire, de denuncias infundadas en contra del Arco Minero del Orinoco (AMO). El Arco es una política de organización”, por tanto el Ministerio para Ecosocialismo se ha convertido en un aliado para dar instrucciones, formación y acompañamiento técnico en todos los procesos productivos que involucran exploración y explotación de minerales metálicos y no metálicos.

“No queremos impedir el desarrollo de Venezuela, queremos pensar en las generaciones futuras. Nosotros vamos a llevar al Arco del Orinoco a un grupo de ecosocialistas y a los compañeros que escriben teorías sobre temas ambientales de Venezuela para que conozcan la realidad del AMO; no podemos permitir campañas extranjeras, no podemos permitir guerras mediáticas en contra del proyecto minero bolivariano que se basan en imágenes de otros países”, destacó.

El ministro aseguró que, en esta inspección, no habrá ‘turismo contemplativo’: los equipos técnicos y los ambientalistas trabajarán junto al Motor Minero y al Ministerio para Ecosocialismo en labores de reforestación y remediación de las zonas afectadas, además, comentó que los visitantes tendrán contacto directo con los trabajadores y las trabajadoras de la pequeña minería, quienes son los voceros indicados para difundir los logros reales en materia minera.

“Actualmente, estamos en un plan de reforestación que pretende propagar las especies autóctonas en el Arco Minero. No es sembrar por sembrar, no estamos haciendo ornato, es reforestación. No podemos introducir en este ecosistema especies distintas. Estamos trabajando, con la Misión Piar y el Ministerio para Desarrollo Minero Ecológico, para cumplir con la meta de incluir a los habitantes del AMO en la reforestación de su entorno, que sea la misma comunidad empoderada que establezca sus viveros y reforeste”, manifestó.

 

Para Rangel, las autoridades gubernamentales y la población venezolana deben trabajar juntos para convertir la minería en una actividad responsable con la biodiversidad, donde los recursos estratégicos son de uso soberano para el bienestar común.

“La minería es una actividad cultural, de la vida cotidiana en el estado Bolívar. Uno piensa en el estado Bolívar, y piensa en cultura minera. La mirada de la Revolución es de largo alcance, es estratégica, antes los garimpeiros se llevaban nuestros recursos y desplazaban a los pueblos indígenas de sus territorios, nosotros, en cambio, los incluimos y escuchamos cada planteamiento para controlar la minería, para generar ingresos sin devastación ni contaminación”, subrayó.

En el territorio

El ministro del Poder Popular para Ecosocialismo, Heryck Rangel, informó que, próximamente, entrará en funcionamiento la primera Unidad Territorial Ecosocialista (UTEC) en el corazón del Arco del Orinoco, con el objetivo de dar apoyo exclusivo al Motor Minero y a la clase trabajadora de la minería a pequeña escala.

“Vamos a crear una UTEC solo en el Arco Minero del Orinoco. ¡Será la primera! Desde esta unidad territorial, vamos a colaborar en todas las labores de inspección, fiscalización y permisología necesarias. Tenemos que unirnos para coordinar las políticas públicas. Quiero que los mineros y mineras cuenten con nosotros, con el gobierno del presidente Maduro; ustedes que día a día enfrentan tanta realidad, los vamos a proteger”, resaltó.

En tal sentido, indicó que los ministerios para Desarrollo Minero Ecológico y Ecosocialismo instalarán también una mesa estratégica, con el fin de trabajar coordinadamente en temas como la organización del territorio, el patrimonio forestal, diversidad biológica y la formación de las comunidades en áreas como reciclaje, reforestación.

Panorámica ambiental

Al hablar sobre los límites de afectación del Arco Minero, Rangel precisó que, “en el mundo, difícilmente, hay una actividad minera que tenga más estudios de impacto ambiental que el Arco Minero del Orinoco. Hay movimientos ambientalistas que han satanizado el AMO, algunos quizá por desconocimiento. ¿Cuál es nuestro compromiso? Que nosotros logremos producir oro, diamantes, producir riqueza; y, al mismo tiempo, que preservemos la vida y el futuro de las siguientes generaciones. Tendremos oro y agua porque hay un Gobierno responsable que piensa en el presente y mira hacia al futuro”, añadió.

 

El ministro aclaró que el Arco Minero del Orinoco no es el responsable de las recientes inundaciones que han afectado gravemente a varias regiones de Venezuela, puesto que son fenómenos meteorológicos producidos por el fuerte período de lluvias registrado en Colombia.

“Estas inundaciones que padecemos son consecuencia de la deforestación de los Llanos colombianos. Ya en Colombia no quedan bosques alisios, ese ecosistema ya no existe; ahí hay alta tasa de deforestación hay erosión, y el agua tiene mayor escorrentía (flujo). Tenemos un sistema de cuencas transfronterizas entre Colombia y Venezuela, los ríos Arauca y Meta llegan a Venezuela, al Orinoco, por eso hemos visto tanta afectación desde Apure hasta Tucupita”, declaró.

Asimismo, comentó que el Gobierno de Venezuela no solo trabaja en el tema de las inundaciones, sino que, también, se está preparando para atender el tema de la sequía, un fenómeno silencioso que trae consecuencias más nocivas y devastadoras, puesto que “afecta seriamente la ganadería, la agricultura, y va destruyendo grandes espacios y diversas especies forestales. Este es un tema en cuyo abordaje participa el Motor Minero, como parte de nuestro compromiso ambiental”.

Fotos: Jonnathan Gudiño

Impactos: 79

“No hay otro territorio con más estudios ambientales que el Arco Minero del Orinoco”

Prensa Minería/Karina Depablos.- En el marco del Encuentro Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, el ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, aseguró que el gran reto del Gobierno nacional es desarrollar una minería responsable, eficiente y menos invasiva.

Durante la actividad, organizada por el Ministerio para el Ecosocialismo, en la Universidad Nacional Experimental de la Gran Caracas (Unexca), Cano comentó que, con la creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (AMO), en Venezuela no se puede ejercer la minería sin un plan ambiental y sociocultural.

Encuentro en la Unexca_2

No hay otro territorio con más estudios ambientales que el Arco Minero del Orinoco. Nuestra meta como Gobierno, todos los ministerios y motores de la Agenda Económica Bolivariana, es desarrollar una minería que sea capaz de impulsar y diversificar la economía del país, pero sin sacrificar al ambiente y a la gente. ¡Ese es el reto! Podemos sacar los minerales del Arco; pero, sin control, no quedará nada para las futuras generaciones”, manifestó.

En este sentido, explicó que, a pesar de la campaña de desprestigio mediático, el Arco Minero del Orinoco es un proyecto integral que busca controlar y organizar la minería que se ejecuta al sur del río padre, desde hace más de 150 años.

Precisó que la actividad minera se convierte en un factor que puede hacer que el impacto de la sequía sea mayor; “es por eso que los estudios de impacto ambiental son las primeras acciones que aparecen en el mapa del Arco Minero. De hecho, se considera la afectación minera río abajo. El Gobierno nacional contempla planes de recuperación de suelos degradados y ecosistemas alterados, con acompañamiento científico”.

“Las prioridades del Gobierno Bolivariano son el ser humano y el ambiente. No podemos ocultar nuestra historia minera, tampoco podemos decir a las comunidades del AMO que no hagan minería porque hay una gran cultura en ese territorio; lo que debemos hacer, todos como un solo Gobierno, es implementar planes y controles estrictos para que la minería que se haga allí no cause devastación ni destrucción, para que tenga la menor huella en el ecosistema”, destacó.

El titular de la cartera de minas reiteró que el Arco del Orinoco también está pensado para impulsar la producción y para diversificar la economía nacional, pero respetando la biodiversidad con la adopción de nuevas tecnologías mineras que reducen el impacto ambiental.

Encuentro en la Unexca_1

“Nunca antes un Gobierno había dado el poder a los trabajadores de la pequeña minería para ejercer su actividad responsablemente. El comandante Chávez delimitó el AMO para organizar la minería, no para potenciarla ni destruir el ambiente. Su idea era unir la Faja Petrolífera y el Arco Minero teniendo como bisagra el río Orinoco, nuestro río padre. Jamás nadie pensó en organizar esa zona, y él lo hizo porque sabía que si no hacemos una minería responsable, en unos años, no tendremos nada que salvar”, enfatizó.

En la clausura del Encuentro Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, el ministro Víctor Cano; y el ministro para el Ecosocialismo, Heryck Rangel; acordaron instalar mesas de trabajo para evaluar daños y recuperar las zonas mineras, además, organizar inspecciones en el Arco Minero del Orinoco con especialistas, ecologistas y ambientalistas para verificar el trabajo de preservación y remediación ambiental que realiza el Motor Minero en la zona.

Foto: Jonnathan Gudiño

Impactos: 79

Dirigente Aray: Arco Minero es garantía de futuro para pueblos indígenas del Orinoco

Prensa Minería/Karina Depablos.- La reconocida dirigente indígena, Yaritza Aray, aseguró que la creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco es “garantía de futuro” para los pueblos indígenas que habitan al sur del maravilloso río padre.

De acuerdo con las palabras expresadas por esta representante kari’ña en el I Seminario Políticas Públicas y Organización Productiva de la Pequeña Minería, el Arco Minero del Orinoco es “garantía de continuidad de los pueblos indígenas por cuanto viene a ordenar y regular el desorden de una minería, de más de 40 años, que afectaba los derechos y la vida de las comunidades indígenas”.

Recordó que el Gobierno nacional se instaló en Bolívar, por un período de tres meses, para informar las ventajas, los riesgos y los desafíos de la delimitación y la organización de esta área rica en minerales metálicos y no metálicos de Venezuela.

“Este Gobierno indigenista, este Gobierno de inclusión social se apostó en Los Pijiguaos, municipio Cedeño, para informarnos y conocer nuestra opinión sobre esta política de organización minera y desarrollo de otras capacidades productivas. Debo decir que el Arco Minero del Orinoco tuvo la consulta indígena más grande y profunda que yo he visto en cuanto a proyectos de desarrollo, políticas nacionales y planes de interés. El Arco Minero se sometió a evaluación de los pueblos ancestrales, y la mayoría de nuestras comunidades dimos el consentimiento previo para la implementación de esta política”, manifestó.

Para Aray, debe exponerse la complejidad: algunos ancianos no están de acuerdo con el Arco, otros dicen estar “evaluando” y una mayoría ha expresado querer aliarse en este gran eje productivo. Pese a las diferencias, “todos coinciden en la necesaria organización y en el control de una actividad minera que se ha ejercido por más de 40 años, sin ningún tipo de política”.

“En el estado Bolívar, hay 16 pueblos indígenas y 414 comunidades indígenas, de las cuales cerca de 200 están dentro del Arco Minero del Orinoco. ¡Para nosotros, no es nueva la minería! Antes de que llegara el colonizador, la actividad minera se hacía para la vestimenta de mujeres y hombres; era un tema cultural y religioso. Luego, cambiamos el patrón: los invasores nacionales y extranjeros, con apoyo de Gobiernos, se llevaron nuestras riquezas, y nos acorralaron. Ahora, hay un debate interno muy duro entre los pueblos indígenas sobre la minería, sobre nuestro futuro. Los más jóvenes apuestan, por supuesto, por la minería; mientras que los ancianos, las primeras generaciones, están en desacuerdo con esta actividad por la condiciones en las que históricamente se ha desarrollado la minería; y eso hay que decirlo”, explicó.

La dirigente kari’ña insistió en que es necesario retomar los diálogos con todas las comunidades indígenas para defender los derechos de los pueblos originarios y cumplir, a cabalidad, con los deberes para construir un nuevo modelo económico.

“Algunas comunidades indígenas quieren aliarse al Gobierno nacional como hicieron los pequeños mineros y las pequeñas mineras, pero con la garantía de conservar el ambiente y a la población. Los indígenas estamos organizados, solo debemos coordinar cómo vamos a participar y acceder a la actividad minera. Reconocemos que, en vez de destruir nuestro territorio, el Arco Minero ha venido a organizar esa minería que se ejecuta en terrenos indígenas desde hace decenas de años; es una política que está dando protagonismo al ser humano, a la naturaleza”, destacó.

Aray acotó que hay comunidades autóctonas que dependen completamente de la actividad minera por su ubicación geográfica y el Estado venezolano debe tomarlas en cuenta, acercarse para seguir obteniendo grandes resultados en el Arco del Orinoco.

“Debo decirlo: hemos fallado, como Gobierno, en el hecho de no acompañar y escuchar en su totalidad a las comunidades indígenas que se dedican a la minería y a las que no lo hacen. En este y en los otros gobiernos. Son más de 100 años de historia minera en el Orinoco. Hemos avanzado —ya lo decía—, pero todavía falta. Los indígenas tenemos una serie de derechos, y necesitamos ir a un encuentro. ¡Hay desafíos! Debemos establecer una mesa para promover nuestra seguridad y la de nuestra familia, para luchar contra las mafias y los contrabandistas. Las comunidades involucradas en la minería y las que no lo están coinciden en que debe haber un proceso de regulación y control para proteger toda nuestra tierra”, enfatizó.

Saberes indígenas para optimizar la minería

Los planteamientos realizados por líderes de los pueblos indígenas del estado Bolívar a las autoridades del Gobierno nacional, con respecto a la actividad productiva que se organiza en el Arco Minero del Orinoco, suenan con fuerza, de cara al ejercicio de una minería estable, sana y pacífica que respete al ambiente y beneficie a la nación.

Entre las propuestas presentadas, destacan: el respeto a las costumbres ancestrales, el saneamiento de los territorios afectados históricamente por la minería, la creación de una comisión presidencial con participación de delegaciones aborígenes para la planificación y la ejecución de proyectos en el Arco, y fortalecer la consulta previa libre e informada en cada caso de exploración y aprovechamiento minero que englobe a los territorios ancestrales.

Fotos: José Hernández

 

Impactos: 79

La pequeña minería venezolana está migrando hacia tecnologías ecoamigables

El sector de la pequeña minería nacional está dando los primeros pasos para el ejercicio de la actividad minera, la explotación racional de yacimientos auríferos y la conservación del medio ambiente; la afirmación fue hecha por José Ortíz, presidente de la Misión Piar, programa creado en el 2003 por el Comandante Hugo Chávez para la incorporación de este sector al Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación.

“Las organizaciones de la pequeña minería están cambiando de tecnología, dejando atrás el mercurio por nuevas tecnologías que sean amigables para el ambiente. Tenemos que garantizar que la actividad minera en Venezuela sea no lesiva para el ambiente, lógicamente tendrá niveles de afectación, pero que logremos mitigar el impacto ambiental, recuperar las áreas y garantizar la dignificación del pueblo minero,”asintió.

Ortíz destacó la participación de representantes del sector de la pequeña minería en la primera Jornada Tecnológicas del Oro, celebrada el pasado mes de septiembre en el estado Bolívar, evento que contó además con la presencia de investigadores universitarios y ambientalistas, y en el que se abordaron las nuevas tecnologías para la explotación y procesamiento del mineral aurífero.

Sobre el trabajo que viene desarrollando esta misión, su presidente destacó durante una entrevista en el programa Vía Alterna, de RNV Informativa, los avances alcanzados en la conformación del gran movimiento social del poder popular minero, con el objetivo de que asuma los desafíos de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional y el Arco Minero del Orinoco.

En este sentido, resaltó la necesidad de desmitificar la imagen de los mineros y mineras, señalando que desde el poder mediático se ha estigmatizado y criminalizado a este sector minero; “se pretende hacer creer que en las áreas mineras hay solo mafias, crímenes, y la realidad es que allí hay mucha gente trabajadora de la que no se habla, organizaciones haciendo un trabajo hermoso”.

Añadió como dato resaltante el aporte hecho por este sector al Motor Minero. En este año la pequeña minería ha producido y aportado 5.2 toneladas a la República; “el primer paso de confianza del movimiento minero hacia el Estado venezolano y viceversa. Este aporte vieneh a fortalecer el sistema económico nacional”.

Prensa RNV

Impactos: 79

Arco Minero del Orinoco incluye despliegue de Plan de Remediación Ambiental

El Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico, llevó a cabo una reforestación con 5.500 plántulas en el sector de María Catalina, municipio Sifontes del estado Bolívar.

La especies con las que se reforestaron fueron: Aceite (cooperara oficialista), Sangre de Drago (carpinteros acapulcensis), Araguaney (Tabebuia chrysantha), Framboyan o Josefina (Delonhx regia), Carnestolento o Bototo (Cochlospermum vitifolium), Carocaro (Entevolobium cyclocarpum), Samán (Samanea saman), Maraquero Blanco o Falsa Acacia (Robinia pseudoacacia), Ceiba (Ceiba), Palma Datilera o Datil (Phoenix dactylifera), Palma Areca (Dypsis lutescens), Carata (Mauritia flexuosa), Apamate (Tabebuia rosea).

Desde el aire se lanzaron 1.000 avíos en zonas de difícil acceso terrestre y el resto se realizó de manera manual por senderos con los mineros.

La semana pasada también se realizó la reforestación en la cuenca baja del Caroní en el sector Cerro Quemado, donde se cumplió el objetivo de 10 mil plántulas.

Estas actividades forman parte del Plan de Remediación Ambiental en el Arco Minero, cuya meta para este mes de julio es sembrar 125 mil plántulas en Sifontes.

La actividad se realizó con el apoyo de Misión Piar, el Consejo Popular Minero y Misión Árbol, ésta última responsable de proveer el material vegetal y dirigir el trabajo de campo.

Para el próximo viernes y sábado está previsto en el sector El Dorado la reforestación en el frente minero Simón Bolívar.

De forma progresiva, este plan de reforestación se realizará en municipios mineros afectados por décadas de extracción minera.

El objetivo del Mppdme es convertir este Plan de Remediación Ambiental en una política sistemática orientada a la recuperación, protección y conservación de los espacios naturales y las cuencas hidrográficas asociadas al Arco  Minero de Orinoco.

El plan tendrá varias etapas: diagnósticos participativos comunitarios, procesos de formación, bancos de semillas, manejos de cultivos, reforestación y consolidación de proyectos para la autosustentabilidad de la actividad ambiental.

Instalación de mesas técnicas con mineros del municipio Sifontes

Con el objetivo de consolidar un proyecto de planta para el procesamiento de material aurífero con la tecnología que sustituya por completo el uso del mercurio, el Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico realizó una asamblea con mineros y mineras del sector María Catalina del municipio Sifontes del estado Bolívar.

En la reunión acordaron instalar una mesa de trabajo para levantar el proyecto de la planta a corto plazo y entregarla al Banco Bicentenario en espera de un posible financiamiento.

La mesa de trabajo estará conformada por voceros del Consejo Popular Minero,  representantes de Misión Piar, Misión Árbol e ingenieros especialistas en Plantas de Lixiviación de la Empresa Inversiones La Lucha C.A.

En esta planta que se construirá se prevé la participación de ocho frentes de trabajo del área geográfica, que reúne aproximadamente 300 mineros y mineras.

En la actividad surgieron propuestas de los mineros sobre proyectos socioproductivos conexos a la actividad minera, como por ejemplo en el sector agroalimentario y de manufactura.

En esos dos últimos sectores plantearon la participación activa del núcleo familiar de las comunidades mineras, así como también su participación en proyectos para humanizar espacios vitales en el trabajo socioproductivo, entre ellos la ampliación de áreas médicas y recreativas.

Impactos: 79

Comunidades indígenas de Bolívar participan activamente en la concreción del proyecto Oro Azul

Los Pijiguaos 14 de junio de 2017 (Prensa MPPDME). Las comunidades indígenas del municipio General Manuel Cedeño, estado Bolívar, participan activamente en la concreción del proyecto minero Oro Azul, que contempla el aprovechamiento del Coltán para el desarrollo económico y socioproductivo de esa zona del país.

SONY DSC

Durante un encuentro realizado en el sector El Palomo, en la parroquia Los Pijiguaos, representantes de los ministerios de Pueblos Indígenas y Desarrollo Minero y Ecológico, así como de la Empresa (mixta) Ecosocialista Oro Azul, dieron a conocer a los miembros de los pueblos Mapoyo, Jibi, Bari, Pemón, Baniva, Bare, Piapoco, entre otros, los avances de este proyecto de desarrollo que beneficiará a las comunidades.

El viceministro de Seguimiento y Control de Desarrollo Minero, Nelson Hernández, expresó la importancia de este diálogo intercultural, donde una empresa mixta con capacidad mayoritaria del Estado viene a cumplir un importante papel que impactará en el desarrollo de los pueblos indígenas.

Recordó que el 60% del ingreso de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco, será destinado a la inversión social y así garantizar el desarrollo y crecimiento del país.

Por su parte, la viceministra para el Vivir Bien de los Pueblos Indígenas, Yamileth Mirabal, indicó que con este encuentro se está dando en cumplimiento de la Ley orgánica de pueblos y comunidades indígenas, en lo que concierne a la consulta a las etnias de los proyectos que impacten en sus comunidades.

Todas las comunidades indígenas de la zona participarán en las distintas fases del proyecto, para así crear las nuevas reglas que regirán la explotación de nuestros principales minerales para el beneficio de la nación, así lo expresó Jesús Lugo, presidente de Oro Azul, empresa creada recientemente y adscrita a la Corporación Venezolana de Minería (CVM).

En cuanto al aspecto ambiental, Lugo dijo que ante cualquier afectación al ambiente como consecuencia de la actividad minera, el Estado está obligado a efectuar las acciones necesarias para revertir el daño, con participación de expertos en la materia.

Los voceros de los ocho pueblos indígenas que hacen vida en el municipio General Manuel Cedeño, donde habrían yacimientos de coltán y se tiene previsto instalar Oro Azul, se comprometieron a evaluar lo más pronto posible el proyecto, para así hacer llegar oportunamente sus observaciones a las autoridades gubernamentales.

Jairo Bastidas, miembro de la comunidad Pemón, expresó la necesidad de que se concrete en la brevedad posible este proyecto, enmarcado en el Arco Minero del Orinoco, eje fundamental del Motor Minero de la Agenda Económica Bolivariana, iniciativa del Gobierno nacional orientada a diversificar la economía nacional y lograr fuentes de ingresos alternativa al petróleo.

De esta manera, el Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico continúa afianzando su acercamiento con las comunidades originarias de las zonas destinadas al desarrollo de la actividad minera, para en conjunto crear las reglas que regirán la explotación de los principales minerales para el beneficio del país.

Oro Azul es una empresa mixta, con mayoría accionaria del Estado Venezolano, explorará y explotará las minas y yacimientos de niobio-tantalio (coltán), casiteria, ilmenita, estaño, circón, diamantes y oro, incluyendo su aprovechamiento, en la jurisdicción de este municipio del estado Bolívar.

Impactos: 79