Prensa Arco Noticias.- La noche del 14 de diciembre de 2017 ocurrió un evento luctuoso para el movimiento minero organizado. Luis Fernando Romero Castro y Jhonatan Vallenilla fallecieron en un accidente de tránsito en el que además resultó herida la joven Tania Chourio.

Luis Romero, nacido en Caicara del Orinoco en 1960, fue uno de los más dedicados y eficientes organizadores del colectivo de pequeños mineros del sur del estado Bolívar, que ha derivado en la consolidación del Consejo Popular Minero. Romero era su presidente en el momento de su fallecimiento. Ingeniero agrónomo por formación académica, su incursión en la actividad minera lo llevó a convertirse en uno de los voceros más apasionados de ese sector de trabajadores.

En los últimos meses estuvo entregado a la organización de los procesos y recaudos destinados a la formalización de los pequeños mineros ante el Ministerio del Poder Popular para el Desarrollo Minero Ecológico. Una de las grandes conquistas de ese movimiento este mes fue la consecución de la declaratoria de 23 zonas para el ejercicio de la minería, en un decreto firmado y anunciado al país por el presidente de la República, Nicolás Maduro, en el marco de la activación del Motor Minero y del Arco Minero del Orinoco.

Romero fue un entusiasta impulsor de estos procesos. Junto con un amplio equipo de trabajadores y militantes mineros se le veía viajar constantemente por carretera, de Bolívar a Caracas, en una incansable sucesión de reuniones técnicas y políticas con el ministro Cano y su equipo ministerial, de allí que sus compañeros le hayan encomendado la presidencia del Consejo Popular Minero en esta etapa crucial de la historia de la minería venezolana.