Pueblo pemón ratifica su compromiso para impulsar reordenamiento de la minería

Prensa Minería/Karina Depablos.- Líderes del pueblo indígena pemón del municipio Gran Sabana se reunieron, nuevamente, con autoridades del Gobierno nacional para evaluar diversas propuestas que permitan optimizar y controlar la producción minera en el Arco del Orinoco.

El ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, explicó que los capitanes indígenas del pueblo pemón coincidieron en la necesidad de impedir las actividades mineras ilegales, y tomar acciones contundentes para proteger los parques nacionales.

“En Guayana, nos reunimos con líderes del pueblo pemón. Oímos sus propuestas para optimizar la producción minera, y frenar cualquier poder que quiera robarse nuestros recursos minerales. Uno de los planteamientos más importantes es atender los pasivos ambientales heredados de la minería capitalista”, expresó.

Del mismo modo, Cano comentó que este encuentro con las comunidades originarias sirvió para afinar detalles del trabajo que realiza el Estado sobre la delimitación de las áreas de uso minero en el Arco del Orinoco, así como la evaluación de las necesidades en la zona y las fortalezas productivas de las comunidades mineras.

Rechazan pasivos ambientales ocasionados por la minería ilegal

Por su parte, la ministra para los Pueblos Indígenas, Aloha Núñez, reiteró que el proyecto del Arco Minero del Orinoco fue concebido, principalmente, para circunscribir la actividad minera y para resguardar los parques nacionales así como las demás áreas naturales protegidas del territorio venezolano.

La titular de la Cartera Indígena recordó que cuidar nuestra Madre Tierra nos involucra a todos: “Los pueblos indígenas tenemos la responsabilidad de salvaguardar y proteger toda la naturaleza, como lo ratificó el presidente Nicolás Maduro cuando creó el Arco del Orinoco para garantizar una actividad minera con una nueva concepción en lo social, económico y ecológico, con la plena participación de los pueblos originarios en cada proceso”.

Pueblos indígenas participan en planificación de proyectos para producir coltán

Prensa Minería/Karina Depablos.- Más de 80 representantes de nueve pueblos indígenas ubicados en el municipio Cedeño del estado bolívar se reunieron con el ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, para participar en la organización de los nuevos proyectos de procesamiento de coltán en el Arco Minero del Orinoco (AMO).

El ministro Cano informó que, en este importante encuentro realizado en Los Pijiguaos, estado Bolívar, estuvieron presentes los voceros de los pueblos indígenas: mapoyo, jivi, eñepá, baniva, curripaco, pumé, piapoco, houttöja y pemón. ¿El objetivo? Trabajar en conjunto para planificar y definir los límites de los proyectos de coltán.

“El Motor Minero garantiza la participación activa de los pueblos indígenas en la planificación de los proyectos que afectan sus territorios y sus vidas. Es una exigencia, un requisito legal, la consulta previa e informada de todas las comunidades indígenas; son ellos los que tienen la última palabra, nos dirán en qué lugar se puede hacer minería y en cuáles no, y de ahí parte la actividad minera”, expresó el ministro.

Cano informó que, en la reunión, se contó con el acompañamiento de la ministra para Pueblos Indígenas, Aloha Núñez, de equipos técnicos de ambiente y geología, y los representantes de doce empresas que están invirtiendo en el Arco del Orinoco.

“Estamos trabajando para que la producción minera genere la mayor suma de felicidad y bienestar al pueblo venezolano, en el marco del Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad. En esta ruta, la sabiduría de los pueblos originarios es fundamental para la construcción de un modelo minero responsable, que tenga el menor impacto en el ambiente. Así está establecido en el Plan de la Patria en Venezuela”, expresó.

En Venezuela, la consulta previa es ley

De acuerdo con Nixon Salazar, capitán legítimo del pueblo houttöja en Las Calcetas, parroquia Los Pijiguaos, el Gobierno Bolivariano es el único que se ha encargado de realizar consultas previas  e informadas sobre los proyectos mineros del Arco del Orinoco.

“Estamos bastante contentos porque estamos participando y debatiendo los proyectos dentro del Arco Minero del Orinoco. Hace 40 años, los Gobiernos de la Cuarta República no nos tomaban en cuenta, no teníamos voz. Ahora, en revolución tenemos derecho, como comunidades y pueblos originarios, a acordar cuáles son las áreas para explotación minera y a defender nuestros derechos ancestrales”, manifestó el vocero.

Fotos: Jonnathan Gudiño

Aloha Núñez: Participación de los pueblos indígenas garantiza preservación de la Orinoquia

Prensa Minería/Karina Depablos.- La ministra del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, Aloha Núñez, aseguró que las 197 comunidades originarias que hacen vida en el Arco del Orinoco están participando activamente en la construcción de un nuevo modelo minero que garantice la protección la naturaleza y la ancestralidad.

“Gracias a la Revolución Bolivariana, el pueblo indígena está empoderado: sabe cuáles son sus derechos en el Arco Minero del Orinoco (AMO), conoce las leyes y la Constitución. Nosotros estamos conscientes del momento histórico que vive la patria y estamos conscientes de quiénes son los enemigos. Desde el inicio, hemos trabajo con el Motor Minero para adoptar tecnologías menos invasivas que preserven el ambiente, y nosotros vigilamos para que se respeten los lugares sagrados”, manifestó.

Durante su participación en el programa En la bulla, transmitido por RNV Informativa, Núñez dijo que la actividad productiva minera debe estar engranada, obligatoriamente, con la cultura indígena para alcanzar la preservación de la vida.

“Hay una matriz de opinión de que el Gobierno les está imponiendo minería a los pueblos indígenas, y eso es mentira. La minería no es nueva para nosotros. Ancestralmente, muchos pueblos indígenas han practicado la minería de manera artesanal, sin ningún tipo de ambición; sin embargo, la dinámica nacional ha cambiado y la economía: ahora ha crecido el porcentaje del pueblo indígena que está en la actividad minera y, por eso, estamos trabajando para respetar sus derechos, así como los de los trabajadores de la pequeña minería”, señaló.

Voz indígena se escucha en la minería

De acuerdo con la ministra Aloha Núñez, los pueblos y comunidades indígenas han participado en cada mesa de diálogo que ha instalado el Gobierno Bolivariano en coordinación con el Ministerio del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico para iniciar las labores en el AMO, además, enfatizó que estas comunidades han elaborado y comunicado múltiples propuestas que siempre buscan proteger a la Madre Tierra.

“Los pueblos indígenas, especialmente los del sur del país tienen grandes expectativas con el Arco Minero del Orinoco. Siempre hemos sido respetuosos. Nos hemos sentado en diferentes mesas de trabajo, tanto con los pueblos que están dentro del Arco y con los que están fuera de él. El Estado no ha hecho nada sin aprobación del pueblo indígena, incluso si en algún momento hemos cometido un error, hemos rectificado y eso hay que decirlo”, destacó.

Núñez comentó que hay una parte del pueblo indígena que no está de acuerdo con la minería y ha elaborado sus propuestas, las cuales fueron incluidas en el proyecto de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco, así como en el decreto de las 23 zonas aprobadas para uso minero.

“Seguiremos consultando y trabajando con cada proyecto que se presente. Si los pueblos originarios deciden trabajar con la minería, los apoyaremos, vamos a integrarlos siempre apegados a la ley dentro del AMO. Y a los grupos que no desean esta actividad, los escucharemos, a las madres y abuelos, las primeras generaciones. Vamos a mantener esa cultura y los valores ancestrales para preservar el ambient. Por eso, se debe fortalecer la educación de los niños en el hogar y en la escuela”, expresó.

Aloha Núñez, quien también es representante wayú (guajira), explicó que todos los involucrados deben trabajar juntos para realizar una minería menos invasiva, respetuosa, amigable y responsable con el ambiente, así como con los pueblos indígenas y mineros.

“Debemos preguntarnos qué nos va a quedar, si no protegemos el planeta. Debemos respetar el ecosistema. Debemos proteger esos espacios, el Arco. ¡No solo es el oro! Los pueblos indígenas son muy sabios y ellos tienen derecho a decir cómo, quién y cuándo. El ordenamiento del Arco les compete al Gobierno, a los pueblos indígenas y a las comunidades mineras. Queremos construir todo con esa sabiduría, pero siempre respetando y ajustándose a la ley”, subrayó.

Fotos: Jonnathan Gudiño

Pueblo indígena pemón traza plan para garantizar protección ambiental en el Arco del Orinoco

Prensa Minería/Karina Depablos.- Líderes de asentamientos pemones ubicados al sur del Orinoco presentaron diversas propuestas para defender sus derechos ancestrales y la protección ambiental en las áreas con incidencia minera.

Durante un encuentro realizado en el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), el pueblo pemón indígena planteó la necesidad de trabajar mancomunadamente con el Estado venezolano para garantizar el control de la actividad minera, la seguridad en el territorio, así como la protección de la naturaleza y de las comunidades humanas.

A esta reunión, también asistieron el canciller Jorge Arreaza; la ministra para los Pueblos Indígenas, Aloha Núñez; el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera; el comandante del Ceofanb, A/J Remigio Ceballos; y el ministro para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano; quienes ratificaron el compromiso del gobierno del presidente Nicolás Maduro de fortalecer y ampliar la garantía de derechos humanos de los pueblos originarios al sur del Río Padre.

Durante el encuentro, el ministro Cano manifestó que “el Arco Minero tiene como condición necesaria hacer valer la opinión de los pueblos indígenas. Desde el año 2016, hemos sostenido 120 reuniones con las comunidades indígenas del Arco Minero del Orinoco”. En este sentido, precisó haber participado en seis encuentros exclusivos con el pueblo pemón para escuchar los planteamientos de los 186 asentamientos pemones en la Orinoquia.

Cano comentó que el Gobierno nacional ha escuchado cada planteamiento de las comunidades indígenas. “Para el pueblo pemón, nada sucede por casualidad: todo está escrito. Es un mensaje espiritual que, en agosto, el mes cuando el presidente Hugo Chávez hizo pública la delimitación del Arco Minero del Orinoco, sostengamos esta reunión de trabajo por la vida, en el Ceofanb, para apoyar su causa, para crear iniciativas que preserven la biodiversidad y los cuerpos de agua, los parques nacionales y proporcionen bienestar a la población”.

El encuentro sostenido, este miércoles 29 de agosto, entre el Gobierno Bolivariano y las autoridades legítimas, generales y comunales, del pueblo indígena pemón, se acordó a principios de este mes en la población de Luepa, municipio Gran Sabana del estado Bolívar.

Fotos: Jonnathan Gudiño

Movimiento por la Paz abre más puertas a poblaciones mineras

Prensa Minería/Karina Depablos.- El Gobierno Bolivariano continúa trabajando para atender a las poblaciones más vulnerables del país, por lo que ha implementado nuevas políticas sociales en las comunidades mineras del Arco del Orinoco en el estado Bolívar.

Con el apoyo contundente de la Comisión Presidencial del Movimiento por la Paz y la Vida, el Motor Minero desplegó la primera red para “sembrar” la convivencia positiva, responsable y pacífica en los pueblos mineros.

De acuerdo con el reconocido jugador profesional venezolano y viceministro de Deporte Nacional, Alexander “Mimou” Vargas, es imprescindible trabajar en la pacificación del territorio con un proceso de formación recreativa, cultural y social que incluya a todos los niños y jóvenes sin distinción alguna.

“Realizamos el primer abordaje en el Arco Minero, en la comunidad Hoja de Lata II, con el objetivo de reforzar los valores de convivencia ciudadana y recuperar la paz en esta población históricamente golpeada por conflictos. La prioridad ahora es el estado Bolívar, podemos brindar atención integral permanente y sistemática; tenemos todas las condiciones para atenderlos. Necesitamos reivindicar al minero en todas las áreas, y creo que con el Movimiento por la Paz y la Vida lo vamos a lograr”, aseguró.

Durante su participación en el programa radiofónico En la bulla, Vargas comentó que la comunidad Hoja de Lata II, ubicada en el municipio Sifontes, será utilizada para el plan piloto para promover la paz y el buen vivir en el Arco del Orinoco, a través de la promoción de múltiples disciplinas deportivas.

“Esta es una alianza entre el Motor Minero y el deporte. Vamos a crear nueva infraestructura deportiva y vamos a usar la que han hecho los mismos mineros.  Adaptaremos los campos de fútbol para tres disciplinas deportivas; es decir, jugarán balonmano, rugby y fútbol, además, vamos a incluir esta nueva disciplina que causa furor llamada frisbee, parecida al juego de la playa, pero sin árbitros. El deporte une a los pueblos y hacia allá estamos dirigidos”, resaltó.

Asimismo, Alexander Vargas, quien también se desempeña como secretario ejecutivo de la Comisión Presidencial del Movimiento por la Paz y la Vida, señaló que implementarán espacios adaptados para tenis de mesa, damas chinas y dominó, con el fin de incluir a la mayor cantidad de mineros y mineras en la práctica deportiva.

“Estamos innovando, inventando. Hay que generar actores sociales para que la alegría llegue a todo el país. En Bolívar, queremos sembrar la semilla para tener formadores de formadores, para cubrir todo el Arco Minero. Instalamos la primera Red Minera del Movimiento por la Paz y la Vida en el Arco, pero queremos crecer y dar arranque a la primera escuela minera de fútbol para fomentar el deporte y esparcimiento para el buen vivir minero. Hay muchos planes y proyectos”, manifestó.

 Movimiento que se extiende

El viceministro de Deporte, Alexander “Mimou” Vargas, explicó que el Movimiento por la Paz y la Vida cuenta con 1500 personas en todo el país; sin embargo, aclaró que es necesario incrementar los integrantes en el estado Bolívar, debido a su gran extensión geográfica, potencial deportivo y necesidades específicas.

“Vinimos para quedarnos, creo que haremos un gran trabajo. También vamos a rescatar los juegos tradicionales y los juegos autóctonos de los pueblos indígenas, que representan una gran parte de la población del Arco Minero del Orinoco. Estamos bien consolidados: en todo el país, tenemos 50 bases; espacios deportivos permanentes, tenemos 30 inauguradas y 20 por inaugurar. Allí pueden entrar 2500 personas para hacer deporte, son escenarios que reúnen todas las condiciones”, detalló.

Vargas subrayó que, con el Movimiento por la Paz, se ha registrado un descenso en los índices de criminalidad en las 14 entidades que poseen grandes bases deportivas.

“Yo creo que nuestra tarea principal es erradicar focos de violencia con el deporte, pero también incentivar a nuestros chamos para que permanezcan en Venezuela. Tenemos un abanico de propuestas y proyectos socioproductivos. Este plan va a cambiar muchas vidas en Bolívar y en todo el país. Queremos que Bolívar vuelva a ser una potencia deportiva, esta entidad tiene las condiciones y es reconocida porque tiene excelentes atletas. Invito a todos los sectores para que esta generación vuelva a brillar como el oro, especialmente la generación minera”, enfatizó.

Foto: Jonnathan Gudiño

Dirigente Aray: Arco Minero es garantía de futuro para pueblos indígenas del Orinoco

Prensa Minería/Karina Depablos.- La reconocida dirigente indígena, Yaritza Aray, aseguró que la creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco es “garantía de futuro” para los pueblos indígenas que habitan al sur del maravilloso río padre.

De acuerdo con las palabras expresadas por esta representante kari’ña en el I Seminario Políticas Públicas y Organización Productiva de la Pequeña Minería, el Arco Minero del Orinoco es “garantía de continuidad de los pueblos indígenas por cuanto viene a ordenar y regular el desorden de una minería, de más de 40 años, que afectaba los derechos y la vida de las comunidades indígenas”.

Recordó que el Gobierno nacional se instaló en Bolívar, por un período de tres meses, para informar las ventajas, los riesgos y los desafíos de la delimitación y la organización de esta área rica en minerales metálicos y no metálicos de Venezuela.

“Este Gobierno indigenista, este Gobierno de inclusión social se apostó en Los Pijiguaos, municipio Cedeño, para informarnos y conocer nuestra opinión sobre esta política de organización minera y desarrollo de otras capacidades productivas. Debo decir que el Arco Minero del Orinoco tuvo la consulta indígena más grande y profunda que yo he visto en cuanto a proyectos de desarrollo, políticas nacionales y planes de interés. El Arco Minero se sometió a evaluación de los pueblos ancestrales, y la mayoría de nuestras comunidades dimos el consentimiento previo para la implementación de esta política”, manifestó.

Para Aray, debe exponerse la complejidad: algunos ancianos no están de acuerdo con el Arco, otros dicen estar “evaluando” y una mayoría ha expresado querer aliarse en este gran eje productivo. Pese a las diferencias, “todos coinciden en la necesaria organización y en el control de una actividad minera que se ha ejercido por más de 40 años, sin ningún tipo de política”.

“En el estado Bolívar, hay 16 pueblos indígenas y 414 comunidades indígenas, de las cuales cerca de 200 están dentro del Arco Minero del Orinoco. ¡Para nosotros, no es nueva la minería! Antes de que llegara el colonizador, la actividad minera se hacía para la vestimenta de mujeres y hombres; era un tema cultural y religioso. Luego, cambiamos el patrón: los invasores nacionales y extranjeros, con apoyo de Gobiernos, se llevaron nuestras riquezas, y nos acorralaron. Ahora, hay un debate interno muy duro entre los pueblos indígenas sobre la minería, sobre nuestro futuro. Los más jóvenes apuestan, por supuesto, por la minería; mientras que los ancianos, las primeras generaciones, están en desacuerdo con esta actividad por la condiciones en las que históricamente se ha desarrollado la minería; y eso hay que decirlo”, explicó.

La dirigente kari’ña insistió en que es necesario retomar los diálogos con todas las comunidades indígenas para defender los derechos de los pueblos originarios y cumplir, a cabalidad, con los deberes para construir un nuevo modelo económico.

“Algunas comunidades indígenas quieren aliarse al Gobierno nacional como hicieron los pequeños mineros y las pequeñas mineras, pero con la garantía de conservar el ambiente y a la población. Los indígenas estamos organizados, solo debemos coordinar cómo vamos a participar y acceder a la actividad minera. Reconocemos que, en vez de destruir nuestro territorio, el Arco Minero ha venido a organizar esa minería que se ejecuta en terrenos indígenas desde hace decenas de años; es una política que está dando protagonismo al ser humano, a la naturaleza”, destacó.

Aray acotó que hay comunidades autóctonas que dependen completamente de la actividad minera por su ubicación geográfica y el Estado venezolano debe tomarlas en cuenta, acercarse para seguir obteniendo grandes resultados en el Arco del Orinoco.

“Debo decirlo: hemos fallado, como Gobierno, en el hecho de no acompañar y escuchar en su totalidad a las comunidades indígenas que se dedican a la minería y a las que no lo hacen. En este y en los otros gobiernos. Son más de 100 años de historia minera en el Orinoco. Hemos avanzado —ya lo decía—, pero todavía falta. Los indígenas tenemos una serie de derechos, y necesitamos ir a un encuentro. ¡Hay desafíos! Debemos establecer una mesa para promover nuestra seguridad y la de nuestra familia, para luchar contra las mafias y los contrabandistas. Las comunidades involucradas en la minería y las que no lo están coinciden en que debe haber un proceso de regulación y control para proteger toda nuestra tierra”, enfatizó.

Saberes indígenas para optimizar la minería

Los planteamientos realizados por líderes de los pueblos indígenas del estado Bolívar a las autoridades del Gobierno nacional, con respecto a la actividad productiva que se organiza en el Arco Minero del Orinoco, suenan con fuerza, de cara al ejercicio de una minería estable, sana y pacífica que respete al ambiente y beneficie a la nación.

Entre las propuestas presentadas, destacan: el respeto a las costumbres ancestrales, el saneamiento de los territorios afectados históricamente por la minería, la creación de una comisión presidencial con participación de delegaciones aborígenes para la planificación y la ejecución de proyectos en el Arco, y fortalecer la consulta previa libre e informada en cada caso de exploración y aprovechamiento minero que englobe a los territorios ancestrales.

Fotos: José Hernández

 

Líderes indígenas propusieron fortalecer acciones del Arco Minero del Orinoco

Prensa Minería/Martha Díaz.- Como parte de la agenda del Motor Minero, el ministro Víctor Cano participó, este jueves, en un encuentro con más de 80 capitanes de los pueblos indígenas pemón, shiriana, yekuana, kariña, arawako, akawaio y piaroa, asentados en el Arco Minero del Orinoco (AMO), con la finalidad de escuchar sus planteamientos sobre cómo avanzar hacia una minería productiva y, también, responsable con el ambiente.

guayana (233)

El ministro Cano resaltó la importancia de esta reunión, que se realizó en el estado Bolívar, porque evidencia el trabajo en conjunto entre el Estado y el poder popular organizado, para fortalecer el proceso de reordenamiento del AMO.

“Hoy, nos reunimos con representantes de todas la comunidades que hacen vida en el Arco Minero del Orinoco, donde enfatizamos en el desarrollo de una minería que respete el ambiente y a las comunidades indígenas. Recordemos que el ser humano y el ambiente son lo principal en el plan minero nacional”, expuso.

Asimismo, reconoció el valioso aporte de los pueblos indígenas en la construcción de un nuevo modelo guayana (44)económico en el AMO: “Seguimos en este ejercicio de construcción de futuro, en el Arco Minero del Orinoco. Es un proceso de organización hecho de la mano con los pueblos indígenas, en reconocimiento a su sabiduría ancestral y a su capacidad productiva”.

El titular de Minería también enfatizó sobre la importancia de la reorganización y el desarrollo del territorio de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco, que está siendo llevado a cabo bajo la coordinación del Ministerio del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico.

Protección social y la transformación productiva en el AMO
La ministra para los Pueblos Indígenas, Aloha Núñez, también estuvo presente en la mesa de trabajo e informó que estos encuentros son parte de los lineamientos del presidente Nicolás Maduro, para que se trabaje en función a los planteamientos propuestos por la población: “Aquí se encuentran nuestros hermanos indígenas y los estamos escuchando, para enriquecer el trabajo que estamos haciendo dentro del AMO”.

guayana (197)

La jornada también contó con la presencia del ministro del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velásquez, quien hizo referencia a la obligación que tiene el Estado a reunirse con las comunidades indígenas, para escucharlas y conocer sus realidades.

“En este encuentro, venimos a escuchar a los pueblos indígenas, oír sus propuestas, cuáles son las actividades económicas que ellos pudieran desarrollar con el apoyo del Gobierno nacional, aparte de la minería en las zonas autorizadas”.

Subrayó que el Estado venezolano, en su objetivo de proteger la naturaleza y la biodiversidad, no permitirá el desarrollo de la minería en zonas que no estén debidamente autorizadas.

El saneamiento ambiental, el desarrollo de nuevas tecnologías para la producción de oro, el respeto a las costumbres ancestrales, la atención integral para los pueblos del sur del país fueron algunos de los planteamientos de los pueblos indígenas de Bolívar sobre el Arco Minero del Orinoco.

Foto: Jonnathan Gudiño

Comunidades indígenas de Bolívar participan activamente en la concreción del proyecto Oro Azul

Los Pijiguaos 14 de junio de 2017 (Prensa MPPDME). Las comunidades indígenas del municipio General Manuel Cedeño, estado Bolívar, participan activamente en la concreción del proyecto minero Oro Azul, que contempla el aprovechamiento del Coltán para el desarrollo económico y socioproductivo de esa zona del país.

SONY DSC

Durante un encuentro realizado en el sector El Palomo, en la parroquia Los Pijiguaos, representantes de los ministerios de Pueblos Indígenas y Desarrollo Minero y Ecológico, así como de la Empresa (mixta) Ecosocialista Oro Azul, dieron a conocer a los miembros de los pueblos Mapoyo, Jibi, Bari, Pemón, Baniva, Bare, Piapoco, entre otros, los avances de este proyecto de desarrollo que beneficiará a las comunidades.

El viceministro de Seguimiento y Control de Desarrollo Minero, Nelson Hernández, expresó la importancia de este diálogo intercultural, donde una empresa mixta con capacidad mayoritaria del Estado viene a cumplir un importante papel que impactará en el desarrollo de los pueblos indígenas.

Recordó que el 60% del ingreso de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco, será destinado a la inversión social y así garantizar el desarrollo y crecimiento del país.

Por su parte, la viceministra para el Vivir Bien de los Pueblos Indígenas, Yamileth Mirabal, indicó que con este encuentro se está dando en cumplimiento de la Ley orgánica de pueblos y comunidades indígenas, en lo que concierne a la consulta a las etnias de los proyectos que impacten en sus comunidades.

Todas las comunidades indígenas de la zona participarán en las distintas fases del proyecto, para así crear las nuevas reglas que regirán la explotación de nuestros principales minerales para el beneficio de la nación, así lo expresó Jesús Lugo, presidente de Oro Azul, empresa creada recientemente y adscrita a la Corporación Venezolana de Minería (CVM).

En cuanto al aspecto ambiental, Lugo dijo que ante cualquier afectación al ambiente como consecuencia de la actividad minera, el Estado está obligado a efectuar las acciones necesarias para revertir el daño, con participación de expertos en la materia.

Los voceros de los ocho pueblos indígenas que hacen vida en el municipio General Manuel Cedeño, donde habrían yacimientos de coltán y se tiene previsto instalar Oro Azul, se comprometieron a evaluar lo más pronto posible el proyecto, para así hacer llegar oportunamente sus observaciones a las autoridades gubernamentales.

Jairo Bastidas, miembro de la comunidad Pemón, expresó la necesidad de que se concrete en la brevedad posible este proyecto, enmarcado en el Arco Minero del Orinoco, eje fundamental del Motor Minero de la Agenda Económica Bolivariana, iniciativa del Gobierno nacional orientada a diversificar la economía nacional y lograr fuentes de ingresos alternativa al petróleo.

De esta manera, el Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico continúa afianzando su acercamiento con las comunidades originarias de las zonas destinadas al desarrollo de la actividad minera, para en conjunto crear las reglas que regirán la explotación de los principales minerales para el beneficio del país.

Oro Azul es una empresa mixta, con mayoría accionaria del Estado Venezolano, explorará y explotará las minas y yacimientos de niobio-tantalio (coltán), casiteria, ilmenita, estaño, circón, diamantes y oro, incluyendo su aprovechamiento, en la jurisdicción de este municipio del estado Bolívar.

Ejecutivo explorará yacimientos de coltán con profundo respeto al ecosistema

(06 de mayo de 2017, prensa Mppdme). Un total de ocho pueblos indígenas, situados en la parroquia Los Pijiguaos, en el estado Bolívar, participaron en la consulta de un proyecto para explorar yacimientos de Coltán en la zona 1 del Arco Minero del Orinoco, como parte de las acciones del Motor Minería que emprende el Ejecutivo Nacional para diversificar la economía del país.

La consulta a las comunidades Huottuja, Jivi, Mapoyo, Piapoco, Baré, Eñepa, Curripaco y Baniva, congregadas en este territorio ancestral Mapoyo, responde a una política pública del Gobierno Bolivariano, basada en impulsar el desarrollo minero nacional con profundo respeto al medioambiente y a la cosmovisión de nuestros pueblos originarios concentrados en las zonas mineras.

“Esto no es una trámite, es una consulta. Si ustedes nos dijeran que no, no pudierámos hacerlo. Tenemos que ir a trabajar en conjunto con nuestros pueblos indígenas para que logremos avanzar en el desarrollo económico de esta región”, dijo el ministro del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico, Jorge Arreaza, tras intercambiar ideas con las comunidades indígenas en Los Pijiguaos, en una visita efectuada este viernes donde además participó la ministra de Pueblos Indígenas, Aloha Núñez.

Esa zona de Los Pijiguaos -que comprende ocho mil hectáreas del Arco Minero del Orinoco-, el Ejecutivo prevé explotar yacimientos de Coltán mediante un proyecto, cuya duración se estima sean 10 años, con una producción estimada anual de 6.880 toneladas de Tantalio, un mineral concentrado en el Coltán. La inversión del proyecto ronda los 31 millones de dólares.

Para la exploración de los yacimientos, el Estado venezolano conformó con la corporación Supracal C.A. una empresa mixta llamada Oro Azul, con mayoría accionaria (55%) para el Gobierno Bolivariano.

Las actividades exploratorias preliminares en la zona se realizan con el permiso de las comunidades indígenas, que además suman al proyecto propuestas para el desarrollo social integral de las áreas mineras a explorar.

“Nosotros estamos hablando de un desarrollo que debe ser de muy bajo impacto ambiental”, adelantó el presidente de la empresa mixta Oro Azul, Jesús Lugo, quien explicó que hasta la fecha han avanzado “en el reconocimiento geológico de la superficie y en algunas muestras que se han tomado y que deben ser enviadas para su análisis”, indicó.

El Coltán -declarado estratégico en 2016 por el Ejecutivo Nacional- es uno de los minerales del Arco Minero del Orinoco, una zona geográfica al oriente del país en la que el Ejecutivo Nacional activó varios proyectos de inversión para potenciar el desarrollo productivo nacional.