Prensa Minería/Karina Depablos.- A juicio del director de la Unidad Territorial de Ecosocialismo en el estado Bolívar, Jhonny Sucre, el Arco Minero del Orinoco (AMO) es la política de control y organización más congruente que ha implementado el Estado venezolano, porque tiene como epicentro al trabajador minero y su entorno.

“Aunque el Arco Minero empezó con muchas críticas —al momento del lanzamiento, sobre todo por desconocimiento— ha resultado ser una política minera acertada debido a que ha ido directamente al tema social, ha ido al pequeño minero, a trabajar con la gente y ha redireccionado los esfuerzos para conservar y preservar el ambiente”, manifestó.

Durante su participación en el programa radiofónico En la bulla, Sucre explicó que, durante mucho tiempo, se intentó intervenir en la minería con diversos planes y proyectos; sin embargo, reconoció que ninguno tuvo el enfoque de integrarse y trabajar con una cultura ancestral y arraigada, sobre todo al sur del Orinoco.

“Cuando inicié en el Ministerio de Ambiente participé en el plan de recuperación, de reconversión minera en La Paragua, luego fue el plan Caura, pero todos los guayaneses sabemos que el minero será minero toda la vida. Antes intentábamos sacarlos de las áreas mineras, no se les dio alternativa para hacer otra actividad, y no funcionó. Ahora, el Gobierno trabaja de otra manera, encauzando la actividad y acompañando la organización del pueblo minero con técnicas de menor impacto ambiental y cuidando los recursos naturales”, aseguró.

De acuerdo con Jhonny Sucre, quien es ingeniero en Industrias Forestales egresado de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), para controlar y ordenar una actividad productiva como la minería es necesario tomar en cuenta los derechos de los habitantes de la zona, razón por la que reiteró que el AMO sí ha tenido mayor aprobación y aceptación entre la población minera y los pueblos indígenas.

“No se puede transformar la cultura minera, hay que aceptarla y trabajar para obtener bienestar sin devastar el ambiente. Nuestra misión como entes gubernamentales revolucionarios es proteger las zonas más frágiles, vulnerables e importantes del país; para eso se delimitó el Arco para conservar y preservar el ambiente, y para brindar bienestar a la gente”, comentó.

Marco legal

Según el representante del Ministerio para Ecosocialismo en el estado Bolívar, Jhonny Sucre, el Gobierno Bolivariano es el primer interesado en buscar soluciones en el tema económico; no obstante, aclaró que no se otorgará ningún tipo de permiso para realizar actividades mineras en zonas protegidas, como por ejemplo, los parques nacionales Canaima y Caura.

“Donde hay ecosistemas frágiles y restricción de la ley no vamos a otorgar permisos. Si están protegidos por la ley, no hay discusión: no habrá minería. Solo donde fue decretada la minería, solo en esas áreas de sacrificio, allí se otorgará el permiso de los ministerios para Ecosocialismo y para Desarrollo Minero Ecológico”, destacó.

En este sentido, Sucre informó que el Ministerio para Ecosocialismo ha otorgado más de 20 autorizaciones para actividades mineras en el AMO, de las cuales la mayoría corresponde a las alianzas estratégicas suscritas para la instalación de plantas de procesamiento de arenas auríferas residuales con tecnología de lixiviación con cianuro.

“Una vez que el minero o la minera ha firmado la alianza estratégica debe asistir al Ministerio para Ecosocialismo para tramitar la permisología para proyectos de minería. Nosotros, en Ambiente, básicamente, otorgamos dos permisos, como son minerales estratégicos y es una política nacional, otorgamos el permiso de ocupación del territorio, que se otorga sobre una superficie de 5 a 25 hectáreas, y el de afectación de los recursos naturales, específicamente para el área delimitada que será afectada con las infraestructuras conexas para el proyecto minero”, expresó.

Puntualizó que, desde la creación de los Ministerios para Desarrollo Minero Ecológico y Ecosocialismo, se creó una mesa estratégica para la minería, con el objetivo de coordinar, unificar y planificar todos los aspectos de esta actividad económica en todo el territorio nacional.

“El Ministerio para Ecosocialismo dio un paso importante prohibiendo el uso de mercurio en la explotación de oro. Sin embargo, estamos buscando mejores técnicas para la minería. Nosotros vamos de la mano con el Motor Minero y el Ministerio de Minas como ente rector. En Bolívar, tenemos nueve oficinas divididas en cuencas hidrográficas para brindar toda la atención integral y el acompañamiento técnico que se necesita en el área”, declaró.

Seguimiento y control

En relación con control de las áreas protegidas, Sucre afirmó que la Unidad Territorial de Ecosocialismo en el estado Bolívar trabaja mancomunadamente con los efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para mantener el orden en todas las zonas, sobre todo en las áreas de más difícil acceso.

“Siempre nos apoyamos con la FANB para hacer seguimiento y control. Nosotros trabajamos con la Gerencia de Ambiente de la Corporación Venezolana de Minería, y hacemos programas de formación para ecosocialismo y educación ambiental, así como talleres para materiales y desechos peligrosos. Hacemos inspecciones en las seis plantas de procesamiento que funcionan en El Callao; hacemos control y abordamos ese tema álgido de los materiales peligrosos ya que existe la preocupación de las lagunas de cola, los aceites y químicos que van quedando de la explotación y recuperación de material aurífero”, comentó.

Hizo un llamado a todos los trabajadores de la pequeña minería para que continúen organizándose y soliciten el apoyo de los ministerios con el fin de firmar sus alianzas con el Estado que les permitirán legalizar su actividad económica de una forma responsable con el ecosistema.

“Eso que llamamos minería informal debe terminar. Queremos que se organicen y se unan al Motor Minero y al Ministerios para Ecosocialismo para que trabajen en las áreas acordadas y decretadas para uso minero de forma consciente y respetuosa con el ambiente y la gente”, señaló.

Trabajo de recuperación

En cuanto a los planes de reforestación y recuperación de zonas donde hay actividad minera, el director de la Unidad Territorial de Ecosocialismo dijo que han utilizado las imágenes de los satelitales Miranda y Sucre para constatar en tiempo real las afectaciones en el Arco del Orinoco.

“Tenemos un departamento de Planificación y Ordenación Ambiental y del Territorio y, con las imágenes, hacemos una evaluación antes de la tramitación del permiso, antes de que los técnicos vayan a campo a supervisar; también actuamos cuando la población hace denuncias específicas, cuando hay deforestación tenemos efectivos de seguridad que automáticamente nos apoyan con los comandos de zona y van al sitio. Abordamos en conjunto todas las irregularidades”, manifestó.

Asimismo, informó que el Ministerio para Ecosocialismo continúa con el plan nacional de recuperación en el estado Bolívar debido a la importancia de las múltiples cuencas hidrográficas de la entidad.

“Nosotros tenemos dos proyectos de viveros que parten de estudios científicos y se están llevando en escuelas indígenas de Santa Elena de Uairén. Estas plantas servirán para recuperar las áreas degradas en la cuenca alta del río Caroní. Estamos utilizando especies autóctonas, en las zonas que han sido afectadas y las circundantes. Debemos recuperar la zona con especies autóctonas: no son para decorar, un ornamento, tienen un propósito de remediación”, acotó.

Foto: Jonnathan Gudiño

Impactos: 760