Participación comunitaria garantizará éxito de reforestación en el Arco Minero

Prensa Minería/Karina Depablos.- De acuerdo con el presidente de la Misión Árbol, Wilmer Vásquez, la participación activa y el compromiso real de las comunidades mineras en el Arco del Orinoco permitirá la reforestación y la recuperación efectiva de las áreas afectadas por esta actividad económica.

“La Misión Árbol junto al Ministerio para Ecosocialismo está ejecutando labores de reforestación y remediación de las zonas afectadas en el Arco Minero del Orinoco (AMO); sin embargo, el pueblo debe asumir su rol protagónico y ejercer su derecho a supervisar los proyectos del Gobierno para crear un modelo de modelo minería responsable que detenga la destrucción del ambiente”, expresó.

Durante su participación en el programa radiofónico En la bulla, Vásquez señaló que la Misión Árbol permite que la ciudadanía eleve su conciencia ecosocialista, lo que ha generado una gran motivación para cuidar el ambiente como área prioritaria en las escuelas, liceos, universidades y espacios laborales.

“La Misión tiene dos ejes: organización y formación. En organización, estamos promoviendo brigadas ecosocialistas en las unidades educativas, comunas y en los puestos de trabajo. Nos enfocamos en reforestación, formación ecosocialista y reciclaje. En cuanto a formación, tenemos el plan de producción de plantas y el plan nacional de reforestación para embellecer todo el territorio, específicamente las áreas degradadas por el ser humano o por incendios naturales”, manifestó.

En cuanto al plan de reforestación que pretende propagar las especies autóctonas en el Arco Minero, Vásquez dijo que los trabajadores de la minería y las comunidades organizadas han jugado un papel muy importante, pero acotó que es necesaria mayor participación para alcanzar las metas propuestas.

“Estamos conscientes de que el poder popular es una gran fuente de sabiduría, por eso estamos trabajando para articular el trabajo con centros de investigación científica, universidades y ambientalistas, para que todos juntos, todos, logremos construir y desarrollar múltiples programas de reforestación, recuperación de suelos y reciclaje”, indicó.

Según el presidente de la Misión Árbol, este programa gubernamental llegó para cuidar y preservar la Madre Tierra, por lo que se está enfocando en la minería, uno de los motores de desarrollo más importantes del país.

“Como toda actividad humana, cada vez que se realiza la minería se ve el impacto. En cada espacio minero generamos planes previos y posteriores a las actividades productivas orientados a preservar los suelos, la flora y la fauna. Debemos desmentir esa campaña que, en el Arco Minero, no quedará ni un árbol. Les decimos a los que detractores, a los científicos y académicos que se sumen, nada hacemos con la crítica, si no aportan nada al plan nacional de reforestación de las áreas degradadas y al plan nacional de reforestación de las cuencas hidrográficas. Es un conjunto: el Estado, los movimientos sociales y populares, los pequeños mineros y mineras, todos juntos por la preservación y recuperación de nuestro planeta”, enfatizó.

Foto: Jonnathan Gudiño

Aloha Núñez: Participación de los pueblos indígenas garantiza preservación de la Orinoquia

Prensa Minería/Karina Depablos.- La ministra del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, Aloha Núñez, aseguró que las 197 comunidades originarias que hacen vida en el Arco del Orinoco están participando activamente en la construcción de un nuevo modelo minero que garantice la protección la naturaleza y la ancestralidad.

“Gracias a la Revolución Bolivariana, el pueblo indígena está empoderado: sabe cuáles son sus derechos en el Arco Minero del Orinoco (AMO), conoce las leyes y la Constitución. Nosotros estamos conscientes del momento histórico que vive la patria y estamos conscientes de quiénes son los enemigos. Desde el inicio, hemos trabajo con el Motor Minero para adoptar tecnologías menos invasivas que preserven el ambiente, y nosotros vigilamos para que se respeten los lugares sagrados”, manifestó.

Durante su participación en el programa En la bulla, transmitido por RNV Informativa, Núñez dijo que la actividad productiva minera debe estar engranada, obligatoriamente, con la cultura indígena para alcanzar la preservación de la vida.

“Hay una matriz de opinión de que el Gobierno les está imponiendo minería a los pueblos indígenas, y eso es mentira. La minería no es nueva para nosotros. Ancestralmente, muchos pueblos indígenas han practicado la minería de manera artesanal, sin ningún tipo de ambición; sin embargo, la dinámica nacional ha cambiado y la economía: ahora ha crecido el porcentaje del pueblo indígena que está en la actividad minera y, por eso, estamos trabajando para respetar sus derechos, así como los de los trabajadores de la pequeña minería”, señaló.

Voz indígena se escucha en la minería

De acuerdo con la ministra Aloha Núñez, los pueblos y comunidades indígenas han participado en cada mesa de diálogo que ha instalado el Gobierno Bolivariano en coordinación con el Ministerio del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico para iniciar las labores en el AMO, además, enfatizó que estas comunidades han elaborado y comunicado múltiples propuestas que siempre buscan proteger a la Madre Tierra.

“Los pueblos indígenas, especialmente los del sur del país tienen grandes expectativas con el Arco Minero del Orinoco. Siempre hemos sido respetuosos. Nos hemos sentado en diferentes mesas de trabajo, tanto con los pueblos que están dentro del Arco y con los que están fuera de él. El Estado no ha hecho nada sin aprobación del pueblo indígena, incluso si en algún momento hemos cometido un error, hemos rectificado y eso hay que decirlo”, destacó.

Núñez comentó que hay una parte del pueblo indígena que no está de acuerdo con la minería y ha elaborado sus propuestas, las cuales fueron incluidas en el proyecto de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco, así como en el decreto de las 23 zonas aprobadas para uso minero.

“Seguiremos consultando y trabajando con cada proyecto que se presente. Si los pueblos originarios deciden trabajar con la minería, los apoyaremos, vamos a integrarlos siempre apegados a la ley dentro del AMO. Y a los grupos que no desean esta actividad, los escucharemos, a las madres y abuelos, las primeras generaciones. Vamos a mantener esa cultura y los valores ancestrales para preservar el ambient. Por eso, se debe fortalecer la educación de los niños en el hogar y en la escuela”, expresó.

Aloha Núñez, quien también es representante wayú (guajira), explicó que todos los involucrados deben trabajar juntos para realizar una minería menos invasiva, respetuosa, amigable y responsable con el ambiente, así como con los pueblos indígenas y mineros.

“Debemos preguntarnos qué nos va a quedar, si no protegemos el planeta. Debemos respetar el ecosistema. Debemos proteger esos espacios, el Arco. ¡No solo es el oro! Los pueblos indígenas son muy sabios y ellos tienen derecho a decir cómo, quién y cuándo. El ordenamiento del Arco les compete al Gobierno, a los pueblos indígenas y a las comunidades mineras. Queremos construir todo con esa sabiduría, pero siempre respetando y ajustándose a la ley”, subrayó.

Fotos: Jonnathan Gudiño

Venezuela instala tecnologías mineras que recuperan hasta 95 % del oro en arenas residuales

Prensa Minería/Karina Depablos.- Cuarenta y cuatro alianzas estratégicas ha suscrito el Estado venezolano con empresas privadas para construir e instalar diversas plantas de lixiviación con cianuro que permitirán procesar, en un circuito cerrado y de forma menos invasiva, las arenas auríferas residuales en el Arco Minero del Orinoco.

Esta nueva tecnología de procesamiento de oro, que es de fácil operación, reduce el consumo de energía, combustible, agua; y es de bajo impacto ambiental.

Julio Mendoza, presidente de la Corporación Berakah, explicó que el sector empresarial está apostando por Venezuela y se ha integrado a los convenios gubernamentales para impulsar una actividad minera responsable al sur del Orinoco.

“Creemos firmemente en el país. Nuestra alianza con la Corporación Venezolana de Minería está dirigida a la estabilización de la nación. Se decidió invertir, y estamos instalando una planta en el sector Los Guacamayos del municipio Piar, en Bolívar, con los más altos estándares de tecnología y estamos generando un desarrollo armónico, no dejamos de lado el factor social. Tenemos muy buenas relaciones con las comunidades adyacentes”, comentó.

En la bulla 35_JG_ (1)

Durante su participación en el programa En la bulla, transmitido por RNV Informativa, Mendoza señaló que están culminando la primera etapa de la planta Berakah que tendrá una capacidad de procesamiento de arenas auríferas (lagunas de cola) de 500 toneladas al día, sin embargo, resaltó que la proyección al terminar toda la construcción es aumentar a 1000 toneladas diarias de material residual minero.

“Nuestro ciclo productivo consiste en procesar el material residual: las lagunas de cola. En otras palabras, son los residuos que están en el agua resultante de la actividad minera de baja escala. Nosotros, en nuestra empresa, con tecnología de punta, ecoamigable, podemos obtener ese oro remanente. Estamos sacando doble provecho porque procesamos un residuo, un pasivo ambiental; es decir: estamos eliminando una huella ambiental que proviene de una actividad minera hecha con mercurio desde hace más de 100 años; y, a la vez, estamos obteniendo oro, un mineral estratégico que generará ingresos a la nación”, enfatizó.

Por su parte, Silfred Marcano, ingeniero en Industrias Forestales y gerente de Ambiente de la empresa Berakah, indicó que, hasta la fecha, cuentan con 139 personas en la nómina, provenientes de las comunidades adyacentes como Los Guacamayos, Upata, Ciudad Guayana; pero se incrementará a aproximadamente 460 empleados cuando inicie operaciones.

“Estamos generando empleos. Estas cifras incluyen personal técnico y administrativo. Contamos con especialistas en todas las áreas. Tendremos estructuras organizativas funcionales. Contamos con las áreas adecuadas y permisadas para procesar estos residuos contaminantes; tenemos la tecnología y una gran capacidad de procesamiento. Cumplimos con los requerimientos ambientales y legales; haremos remediación de áreas afectadas y colocaremos, con supervisión, nuestros residuos en lugares aptos”, enfatizó Marcano.

Mayor rendimiento y eficiencia

En cuanto a las ventajas de emplear el proceso de cianuración para eliminar definitivamente al mercurio en la actividad minera, el gerente de Ambiente de la empresa Berakah, Silfred Marcano, aseguró que este reactivo puede recuperar hasta el 95 % del oro contenido en las arenas residuales, sin devastar y contaminar el ambiente.

En la bulla 35_JG_ (2)

“El mercurio es altamente contaminante, tóxico e ineficiente. Con el uso automatizado y supervisado de cianuro, podemos recuperar el 85 % del oro de las lagunas de cola, y en niveles muy óptimos, se puede llegar hasta 95 %. Mejoramos muchísimo la recuperación en relación con el mercurio que solo recupera el 30 %, y destruye por completo el ecosistema y afecta gravemente a las poblaciones humanas”, manifestó.

Marcano reiteró que la corporación Berakah cuenta con la más alta tecnología, empleada por las grandes empresas a nivel mundial, para realizar este tipo de procesamiento de las lagunas de cola de forma eficiente y menos invasiva.

“Esta tecnología de punta viene de Alemania y Canadá. Son equipos que se usan en todo el planeta. Por ejemplo, si promediamos procesar 4 gramos de oro por tonelada y tenemos una capacidad de recuperación del 80 %, tendríamos unos 40 kilogramos de material aurífero mensual, solo con nuestra planta en el municipio Piar”, destacó.

Marcano añadió que el sector empresarial y el Gobierno deben fortalecer el encadenamiento productivo para incluir a todos los trabajadores de la pequeña minería y, entre todos, migrar definitivamente a nuevas tecnologías eficientes, ecoamigables.

“Berakah es social y ambientalmente responsable. Debemos engranar el trabajo con los pequeños mineros, dar recomendaciones y acompañamiento técnico oportuno para que adecuen sus áreas, tecnologías y procesos. Toda actividad humana genera un impacto; por eso, necesitamos tomar previsiones y actuar con responsabilidad ambiental y social”, subrayó.

Fotos: Jonnathan Gudiño

Venezuela promueve protección de los derechos de la infancia en zonas mineras

Prensa Minería/Karina Depablos.- Desde el año 2000, el Estado venezolano ha radicalizado sus acciones políticas, sociales y jurídicas para garantizar la protección de los niños y las niñas, quienes deben ser considerados como personas en desarrollo, sujetos de derecho y ciudadanos, sin ninguna excepción.

A través de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y del Adolescente (Lopnna), el Gobierno nacional lucha para preservar el interés superior que representa la población infantil del país; en esta ruta, se compromete a crear programas y políticas públicas para avalar los derechos y el desarrollo integral de los infantes y a legislar para hacer exigibles esos derechos.

Michael Díaz, abogado y defensor delegado del área metropolitana de Caracas, aseguró que el Estado, la familia y la sociedad tienen corresponsabilidad en la protección integral de los niños y las niñas, por lo que debe prevalecer como prioridad absoluta la integridad física y emocional, así como el acceso a las necesidades básicas primarias.

“Con la Lopnna se ha establecido todo un sistema articulado con cobertura nacional para defender  a la población infantil y para velar por su desarrollo integral. Contamos con los Consejos de Protección de Niños, Niñas y del Adolescente, la Defensa Pública, Defensoría del Pueblo, Ministerio Público y el Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes para hacer valer cada derecho y apoyar a este sector tan vulnerado históricamente”, expresó.

Atención en el Arco Minero del Orinoco

Durante su participación el programa En la bulla, transmitido por RNV Informativa, Díaz comentó que, específicamente en las zonas mineras del territorio nacional, se está intensificando el trabajo jurídico y social, puesto que se ha detectado un aumento en el número de niños, niñas y jóvenes que se involucran en las minas, por diversas razones, junto a sus padres y representantes.

IMG_1953 - Actividad Socio-Deportiva en El Manteco - 25-11-1

“Los niños y adolescentes tienen los mismos derechos que los adultos. La Lopnna establece desde el derecho a la vida hasta los derechos civiles y sociales, así como la participación en el trabajo, pero siempre respetando y protegiendo al infante. En el estado Bolívar, tenemos toda una articulación institucional para procurar una respuesta efectiva ante cualquier situación que vulnere los derechos de los niños y niñas en zonas mineras, su salud o en caso que se detecte algún tipo de explotación”, enfatizó Díaz.

Por su parte, Zoraice Rondón, defensora delegada del estado Bolívar, explicó que en el Arco Minero del Orinoco se ha realizado un trabajo muy productivo para verificar la situación de los infantes y sus familias, además, se han hecho grandes esfuerzos para atender todas las inquietudes y necesidades de las comunidades mineras.

“Estamos haciendo acompañamiento efectivo, con todo este sistema de protección que posee el Estado venezolano. Realizamos, mensualmente, múltiples jornadas sociales. Nos movilizamos a cada municipio, sobre todo a los más inhóspitos y lejanos, para asesorar, formar y orientar a los padres con el fin de defender el acceso de los niños y las niñas a los derechos como la salud, educación, recreación, alimentación, identidad”, señaló Rondón.

Rondón subrayó que el estado Bolívar cuenta con dos sedes de la Defensoría del Pueblo, ya que 7 de los 11 municipios de la entidad se dedican a la minería. Así, manifestó que se han instalado 17 alcabalas desde Ciudad Bolívar hasta el municipio Gran Sabana, en las cuales se hace supervisión y seguimiento a cada vehículo para verificar si los niños, las niñas y adolescentes viajan con sus padres o si tienen autorización.

“La Defensoría del Pueblo está en constante prevención. Hacemos talleres, programas divulgativos y recreativos, deportes, actividades lúdicas, con el objetivo de desviar la atención de los infantes y jóvenes de la minería. Tenemos charlas, foros y talleres para los padres y representantes porque ellos ejercen la mayor influencia en sus hijos”, agregó.

Apoyo y denuncias

Los defensores Michael Díaz y Zoraice Rondón coincidieron en que se debe denunciar toda vulneración de los derechos de la población infantil en el territorio nacional, por lo que ratificaron que cualquier ciudadano puede denunciar un incidente a través del número telefónico 0-8000-Pueblo (783256), por medio del cual serán atendidos por un grupo de abogados que canalizarán todo el proceso de atención.

IMG_2044 - Actividad Socio-Deportiva en El Manteco - 25-11-1

“La Defensoría tiene como facultad recomendar e instar a los órganos del Estado a atender y resolver las situaciones violatorias de los derechos fundamentales. Si ocurre una amenaza a los niños o niñas, se articula con el resto de los entes públicos en cada zona para actuar rápida y eficazmente. Necesitamos la colaboración de la sociedad, de todas las comunidades para brindar seguridad, protección y ayuda a nuestros niños y niñas. Es un trabajo mancomunado que puede mejorar mucho más con la participación de todos”, destacó Michael Díaz.

En este sentido, la abogada Zoraice Rondón añadió que las personas pueden acercarse y formular su denuncia en cualquier sede de la Defensoría del Pueblo, así como en los Consejos Municipales y de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes distribuidos en todo el país.

Foto: Jonnathan Gudiño

Venezuela centra su atención en la investigación minera y energética

Prensa Minería/Karina Depablos.- Tras una inversión de 5.8 millardos de bolívares aprobada por el presidente Nicolás Maduro, los ocho laboratorios geológicos y mineros más importantes del continente reanudaron sus operaciones. Desde estos espacios, científicos venezolanos realizarán análisis de agua, petróleo y minerales para cuantificar y certificar las riquezas del país.

Con la reactivación de los laboratorios científicos del Instituto Nacional de Geología y Minería (Ingeomín) en Los Teques, estado Miranda, Venezuela aumentará significativamente el desarrollo de proyectos de investigación mineros y petroleros de alto impacto, con financiamiento público.

Luis Martínez, geólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y líder técnico del Proyecto de Laboratorios de Geología y Minería del país, explicó que el uso de la tecnología para los análisis de muestras proporcionará un gran avance en materia científica.

“Estos laboratorios son únicos, con tecnología de vanguardia para el análisis fisicoquímico y mineralógico, y los tenemos en Venezuela. Van a ser muy útiles para el plan de explotación de minerales estratégicos del país, especialmente en el Arco Minero del Orinoco. Por la voluntad política de nuestro presidente Nicolás Maduro, ahora podemos ampliar nuestras capacidades técnicas y mejorar la formación del personal del Ingeomín, recuperando nuestra soberanía en el campo de las geociencias y la investigación científica”, expresó.

Durante su participación en el programa radiofónico En la bulla, transmitido por RNV Informativa, Martínez comentó que este tipo de tecnología dará un gran aporte a la nación puesto que la certificación efectiva de las reservas minerales y energéticas permite respaldar la moneda nacional, además, facilita el impulso necesario a un nuevo sistema económico.

“El Motor Minero ofrecerá mayores ingresos al Estado con estos análisis fisicoquímicos y mineralógicos, ya que podemos ofrecer este servicio otros países y también estamos ahorrándole divisas a Venezuela porque, durante muchos años, estos estudios especializados se hacían en Canadá y Europa con costos muy elevados”, destacó.

Potencial minero

Luis Martínez, quien también es especialista en Hidrogeología y Geomática, señaló que es necesario hacer un gran trabajo para consolidar a Venezuela como un país minero. Sin embargo, afirmó que el potencial de minerales metálicos y no metálicos es muy grande, por lo que es imprescindible desarrollar una actividad minera nacional controlada y eficiente con nuevas tecnologías que disminuyan el impacto ambiental.

“Tenemos alrededor de 50 profesionales en todo el país para identificar y certificar las reservas de minerales metálicos y no metálicos. Estamos trabajando para articular el trabajo con el pequeño minero y la pequeña minera para analizar cada muestra que nos lleven, porque los laboratorios del Ingeomín son del pueblo, especialmente del pueblo minero. En el eje llanero, tenemos potencial en feldespato, fosfatos, mármol, granito y muchos otros, podemos ampliar la producción y exportar estos minerales sobre todo a las islas del Caribe”, manifestó.

En este sentido, Martínez indicó que, actualmente, el Ingeomín está abocado al desarrollo de los convenios y acuerdos suscritos con las gobernaciones de Cojedes y Carabobo para iniciar nuevos proyectos mineros.

“Con una gran inversión y con un esfuerzo gubernamental, hoy día, contamos con las instalaciones y los suministros para operar. Por eso hago un llamado al sector minero, a todo el país, a sumarse al Ingeomín que por ley es el ente encargado de los estudios geológicos nacionales, necesitamos más profesionales y mayor organización para mejorar todos los procesos y sistemas”, acotó.

Monitoreo ambiental

En cuanto al control y seguimiento del impacto ambiental, el geólogo Luis Martínez aseguró que el Instituto Nacional de Geología y Minería cuenta con las gerencias de Investigación, Proyectos Mineros e Información Geológica para promover y garantizar la defensa del ecosistema y de las comunidades mineras.

“Organizar la minería trae muchos beneficios. Tenemos muchas opciones para evaluar las capacidades y las limitaciones de esta actividad. La organización es la política de este proyecto revolucionario, y hacia allá vamos. Hemos avanzado en el Arco del Orinoco, hoy tenemos un potencial minero real; acompañamos al pueblo minero; hacemos abordajes para compartir con las comunidades con el conocimiento científico, para sustituir el uso de mercurio”, enfatizó.

Fotos: Jonnathan Gudiño

 

 

Riqueza minera nacional financió gesta independentista de Venezuela

Prensa Minería/Karina Depablos.- A principios del siglo XVII fueron descubiertas las primeras minas de Venezuela, por Alonso Suárez de Oviedo, alcalde de Barquisimeto en esa época. Sin embargo, fue en 1632 cuando comenzaron a extraer, producir y comercializar cobre en estas minas ubicadas en la población de Aroa en el estado Yaracuy.

En el año 1811, las minas de Aroa fueron heredadas por el Libertador Simón Bolívar, quien tuvo la visión de invertir estos ingresos en el proceso independentista de Venezuela, a través de financiamientos y empréstitos que garantizaran el éxito y logro de las metas de los ejércitos patriotas sobre el imperio español.

De acuerdo con Ninoska Díaz, historiadora egresada del Instituto Pedagógico de Caracas, la minería tuvo un papel fundamental en la Independencia de Venezuela y se convirtió en el eje propulsor del desarrollo industrial, marítimo y vial de la nación.

“Las nueve mil hectáreas de las minas de Aroa, propiedad de la familia Bolívar, sirvieron para atraer la inversión extranjera. Marcaron la historia del occidente de Venezuela porque Simón Bolívar hizo un convenio con los ingleses para iniciar la explotación de cobre, y ellos comenzaron a desarrollar el proyecto ferroviario del país, todo con el objetivo de mejorar el proceso minero y mejorar la producción”, explicó.

Durante su participación en el programa En la bulla, transmitido por RNV Informativa, Díaz comentó que el proyecto de Simón Bolívar nunca fue vender las minas; él dependía de las ganancias de los arrendamientos y préstamos para financiar la gesta independentista.

“Desde la época de la colonia Bolívar entendió que la minería serviría para grandes obras, para contribuir con el presupuesto local y nacional, así como para promover la independencia. De hecho, en 1824, Bolívar dio las minas en concesión a una compañía inglesa y ellos daban grandes aportes a las tropas a través de los impuestos”, enfatizó.

Según Ninoska Díaz, quien también cuenta con una maestría en Enseñanza de la Historia, la gran actividad emancipadora de Simón Bolívar le permitió reconocer que Venezuela no tenía el mismo desarrollo minero que otras naciones como Perú, Ecuador y México, por lo que comenzó a trabajar en un decretos y legislaciones que garantizaran una efectiva actividad minera y el desarrollado de las capacidades de la clase trabajadora.

“En la segunda mitad del siglo XIX, el Libertador declaraba que las minas eran de la República, eran una riqueza pública, y se dedicó a garantizar la protección del Estado sobre la minería. Cuando estuvo en Perú supo lo que debía hacer en Venezuela para que se preocuparan por la actividad minera y se desarrollara el talento. Firmó decretos donde apoyaba las concesiones de minas, pero acatando todas las leyes del país, y suscribió una excepción del servicio militar obligatorio a los hombres que ejercieran la minería para que no se detuviera esta actividad que aportaba tanto a la economía nacional”, aseguró.

En tal sentido, la historiadora indicó que Bolívar realizó grandes esfuerzos para convertir a la minería en una actividad tan productiva como la agricultura y la ganadería, “así que comenzó a utilizar la minería como fuente de financiamiento para proyectos de envergadura”.

Foto: Archivo

CVM Loma de Níquel es pionera en Venezuela en producción minera responsable

Prensa Minería.- CVM Loma de Níquel, una empresa minera recuperada por el presidente Chávez en el año 2012, firmó una alianza con una compañía holandesa, este jueves 15 de marzo, para aprovechar escoria metálica y restaurar este pasivo ambiental que proviene de la industria minera.

Gregorio Marrero, gerente general de la Corporación Venezolana de Minería Loma de Níquel, informó —durante su participación en el programa En la bulla, transmitido este viernes, por RNV Informativa— que, a finales del segundo semestre de 2018, esta empresa iniciará “una recuperación eficiente de todos los subproductos del níquel y de la capacidad productiva de la planta, mediante tecnologías amigables con la naturaleza”.

La empresa CVM Loma Níquel instalará una planta de procesamiento para tratar residuos del proceso de refinamiento del ferroníquel, que tienen más de 14 años almacenados en la mina. Con el proceso de reciclaje, se obtendrá níquel para la industria metalúrgica mundial, así como agregados para obras de construcción civil, como las de la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Estos procesos de reciclaje permiten que esta compañía, 100 % nacional, sea reconocida como pionera en gestión minera responsable con la Tierra, con la gente y con el país.

Según Marrero, “con esta nueva alianza, la meta es recuperar al menos 5 mil toneladas de níquel” que Venezuela podrá exportar, especialmente a los países europeos.

‘Los angelitos del ambiente’

Durante su intervención, Marrero destacó la labor que viene desempeñando la clase trabajadora de CVM Loma de Níquel, para la conservación y la preservación del ambiente: “Los trabajadores nos organizamos, y salió una propuesta llamada ‘los angelitos del ambiente’, un grupo integrado por estudiantes de bachillerato, hijos y conocidos de los trabajadores, que, anualmente, hacen siembras y, dentro de la planta donde se extrae el material, hacen cierres de minas sembrando diferentes tipos de árboles”.

Subrayó que los trabajadores y las trabajadoras de CVM Loma de Níquel laboran arduamente para contribuir con el apalancamiento productivo del país, y lograr que la minería sea uno de los principales motores que permita superar el rentismo petrolero.

Reiteró que CVM Loma de Níquel ha experimentado un destacado crecimiento, en los últimos meses, con el emprendimiento del Motor Minero activado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro. “En Revolución, los trabajadores tenemos ese sentido de pertenencia, lo que nos hace marcar hechos productivos, de crecimiento en el tema ambiental y de producción. Por eso es que somos una empresa modelo, porque implementamos muchos factores que queremos multiplicar en otros sectores productivos de la nación”, dijo.

Uso del níquel en la vida cotidiana

El gerente general de CVM Loma de Níquel enfatizó la importancia del níquel como un material estratégico e importante, no solo para Venezuela, sino para el mundo.

“El níquel es importante porque es un componente para la fabricación de aleaciones, por ejemplo, para equipos quirúrgicos, utensilios de alimentación, manillas de puertas, celulares, lapiceros; es decir, todo lo que no se oxida tiene contenido de níquel: El níquel es la materia prima del acero inoxidable”, sostuvo este ingeniero minero, quien explicó que todo residuo metálico puede ser tratado y convertido en materia prima o en subproductos para otros motores económicos del país.

Foto: Jonnathan Gudiño

Venezuela promueve la minería como ‘motor de motores’ para estimular economía productiva

Prensa Minería/Martha Díaz.- “En Venezuela, queremos aprovechar las riquezas minerales que existen en el país, pero con un profundo respeto al ambiente y a la gente. No estamos impulsando una actividad minera con una visión extractivista: una de las prioridades de la política del Gobierno revolucionario es proteger las áreas naturales para el goce y disfrute de las generaciones presentes y futuras”.

Esta afirmación la hizo Franklin Ramírez, viceministro para Exploración e Inversión Ecominera, del Ministerio del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, durante su participación en el programa radial En la bulla, transmitido este viernes a las 5 p. m. por RNV Informativa.

Ramírez destacó el trabajo que se está promoviendo, desde el Estado, para hacer una nueva minería bajo la premisa del aprovechamiento racional de los minerales desde una visión amigable con el ambiente.

Enfatizó que los lineamientos emanados por el presidente Nicolás Maduro, desde la creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco, se fundamentan en el aprovechamiento de la riqueza transitoria de la minería, como “motor de motores”, para dinamizar la economía del país y transformar la realidad social, ambiental y cultural de Venezuela.

A dos años de su creación, “muchos han querido tergiversar el verdadero sentido de la creación del Arco Minero del Orinoco. Pero, la verdad verdadera es que el Arco Minero es una política pública para establecer orden, planificar la prosperidad nacional, así como para fortalecer la garantía de derechos humanos y ambientales”, expresó Ramírez.

En Venezuela, se están dando los primeros pasos para el desarrollo de una minería bien hecha y responsable; se están investigando nuevas tecnologías para reducir el impacto ambiental de esta actividad productiva.

Del petróleo a la minería

El viceministro Ramírez también hizo referencia a la superación del modelo rentista petrolero con una riqueza pública minera que puede ayudar a potenciar una economía productiva y diversificada.

“Esto tiene que ver con la capacidad creadora que tengamos para también diversificar nuestro pensamiento. Debemos aprender a ver la mina como una nueva oportunidad para el desarrollo de actividades económicas que contribuyan con el sistema productivo nacional”, aseveró.

Destacó que el Gobierno nacional ha realizado grandes esfuerzos para el fortalecimiento económico de la nación, uno de ellos es el Plan de la Patria 2013-2019, escrito de puño y letra del Comandante Chávez, para sentar las bases de un nuevo modelo productivo con el protagonismo del pueblo minero. “Desde el Motor Minero apostamos a la transformación económica de la nación. Los recursos minerales son propiedad del pueblo y, por lo tanto, los beneficios que generamos son para su beneficio”.

Soberanía nacional sobre riqueza minera

Sobre la planificación de la gestión productiva minera en el país, Ramírez resaltó que el nuevo modelo de negocios no se basa en la entrega de concesiones del derecho minero a empresas públicas y privadas, como ocurrió en el pasado puntofijista.

Subrayó que, “en Revolución, el derecho minero lo preserva el Estado venezolano” y que la gestión productiva se hace bajo figura de alianzas las cuales permiten la actividad minera bajo condiciones justas y con la garantía de inversión; pero dejando bien claro que los minerales son propiedad de la República. Con ello, el Estado mantiene la soberanía, el control y la autonomía sobre sus recursos minerales.

Misioneros de Piar y pueblo minero le meten el pecho a los derechos humanos y ambientales

Prensa Minería/Héctor Carrasquel.- En Venezuela, hay una misión pública que protege y acompaña al pueblo minero para que robustezca sus derechos y apuntale el aprovechamiento racional de la riqueza minera nacional, divulgó José Ortiz, presidente de la Misión Piar.

“Con la Misión Piar, estamos construyendo métodos populares, formas de trabajo colectivo con el pueblo, para la atención legítima y el acompañamiento integral del minero como sujeto social protagónico de la Venezuela potencia”, detalló Ortiz.

Esta información la dio a conocer el joven misionero en el programa radial En la bulla, que transmite RNV Informativa, moderado por Víctor Cano, ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico.

Indicó que una de las acciones impulsadas por la Misión Piar es la construcción de un nuevo modelo social para las comunidades mineras, cuyos beneficios más visibles y valorados son: el cuido de la integridad de la clase trabajadora minera y sus familias, la limpieza del río, la protección de la Amazonía, el desplazamiento del uso de tecnologías contaminantes, la reducción del contrabando.

 Recordó que, antes se llamaba Plan Piar, y que, gracias a la visión futurista que tenía el Comandante Hugo Chávez, se convirtió en misión, desde el 26 de septiembre de 2005, para acompañar a las comunidades mineras en sus procesos de liberación de la exclusión social y de la explotación de las mafias dedicadas al contrabando de extracción de minerales.

Plan Chamba Juvenil Minero, pilar de economía alternativa

El presidente de la Misión Piar resaltó que, en esta tarea de dignificación, “los jóvenes del Plan Chamba Juvenil Minero acompañan, como misioneros, en la construcción de un modelo de gestión minera responsable con la Tierra, en las 23 áreas decretadas en el Arco Minero del Orinoco”.

Ortiz dijo que uno de los objetivos del Plan Chamba Juvenil Minero es garantizar la participación protagónica de la juventud en las políticas públicas del Estado venezolano, con el objetivo de que esta se integre a los diversos proyectos productivos y educativos que impulsa la Revolución Bolivariana.

El Plan Chamba Juvenil Minero fue aprobado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, el 3 de agosto de 2017.

Fotos: Emilio Guzmán 

La pequeña minería venezolana está migrando hacia tecnologías ecoamigables

El sector de la pequeña minería nacional está dando los primeros pasos para el ejercicio de la actividad minera, la explotación racional de yacimientos auríferos y la conservación del medio ambiente; la afirmación fue hecha por José Ortíz, presidente de la Misión Piar, programa creado en el 2003 por el Comandante Hugo Chávez para la incorporación de este sector al Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación.

“Las organizaciones de la pequeña minería están cambiando de tecnología, dejando atrás el mercurio por nuevas tecnologías que sean amigables para el ambiente. Tenemos que garantizar que la actividad minera en Venezuela sea no lesiva para el ambiente, lógicamente tendrá niveles de afectación, pero que logremos mitigar el impacto ambiental, recuperar las áreas y garantizar la dignificación del pueblo minero,”asintió.

Ortíz destacó la participación de representantes del sector de la pequeña minería en la primera Jornada Tecnológicas del Oro, celebrada el pasado mes de septiembre en el estado Bolívar, evento que contó además con la presencia de investigadores universitarios y ambientalistas, y en el que se abordaron las nuevas tecnologías para la explotación y procesamiento del mineral aurífero.

Sobre el trabajo que viene desarrollando esta misión, su presidente destacó durante una entrevista en el programa Vía Alterna, de RNV Informativa, los avances alcanzados en la conformación del gran movimiento social del poder popular minero, con el objetivo de que asuma los desafíos de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional y el Arco Minero del Orinoco.

En este sentido, resaltó la necesidad de desmitificar la imagen de los mineros y mineras, señalando que desde el poder mediático se ha estigmatizado y criminalizado a este sector minero; “se pretende hacer creer que en las áreas mineras hay solo mafias, crímenes, y la realidad es que allí hay mucha gente trabajadora de la que no se habla, organizaciones haciendo un trabajo hermoso”.

Añadió como dato resaltante el aporte hecho por este sector al Motor Minero. En este año la pequeña minería ha producido y aportado 5.2 toneladas a la República; “el primer paso de confianza del movimiento minero hacia el Estado venezolano y viceversa. Este aporte vieneh a fortalecer el sistema económico nacional”.

Prensa RNV