Prensa Minería/Karina Depablos.- Cuarenta y cuatro alianzas estratégicas ha suscrito el Estado venezolano con empresas privadas para construir e instalar diversas plantas de lixiviación con cianuro que permitirán procesar, en un circuito cerrado y de forma menos invasiva, las arenas auríferas residuales en el Arco Minero del Orinoco.

Esta nueva tecnología de procesamiento de oro, que es de fácil operación, reduce el consumo de energía, combustible, agua; y es de bajo impacto ambiental.

Julio Mendoza, presidente de la Corporación Berakah, explicó que el sector empresarial está apostando por Venezuela y se ha integrado a los convenios gubernamentales para impulsar una actividad minera responsable al sur del Orinoco.

“Creemos firmemente en el país. Nuestra alianza con la Corporación Venezolana de Minería está dirigida a la estabilización de la nación. Se decidió invertir, y estamos instalando una planta en el sector Los Guacamayos del municipio Piar, en Bolívar, con los más altos estándares de tecnología y estamos generando un desarrollo armónico, no dejamos de lado el factor social. Tenemos muy buenas relaciones con las comunidades adyacentes”, comentó.

En la bulla 35_JG_ (1)

Durante su participación en el programa En la bulla, transmitido por RNV Informativa, Mendoza señaló que están culminando la primera etapa de la planta Berakah que tendrá una capacidad de procesamiento de arenas auríferas (lagunas de cola) de 500 toneladas al día, sin embargo, resaltó que la proyección al terminar toda la construcción es aumentar a 1000 toneladas diarias de material residual minero.

“Nuestro ciclo productivo consiste en procesar el material residual: las lagunas de cola. En otras palabras, son los residuos que están en el agua resultante de la actividad minera de baja escala. Nosotros, en nuestra empresa, con tecnología de punta, ecoamigable, podemos obtener ese oro remanente. Estamos sacando doble provecho porque procesamos un residuo, un pasivo ambiental; es decir: estamos eliminando una huella ambiental que proviene de una actividad minera hecha con mercurio desde hace más de 100 años; y, a la vez, estamos obteniendo oro, un mineral estratégico que generará ingresos a la nación”, enfatizó.

Por su parte, Silfred Marcano, ingeniero en Industrias Forestales y gerente de Ambiente de la empresa Berakah, indicó que, hasta la fecha, cuentan con 139 personas en la nómina, provenientes de las comunidades adyacentes como Los Guacamayos, Upata, Ciudad Guayana; pero se incrementará a aproximadamente 460 empleados cuando inicie operaciones.

“Estamos generando empleos. Estas cifras incluyen personal técnico y administrativo. Contamos con especialistas en todas las áreas. Tendremos estructuras organizativas funcionales. Contamos con las áreas adecuadas y permisadas para procesar estos residuos contaminantes; tenemos la tecnología y una gran capacidad de procesamiento. Cumplimos con los requerimientos ambientales y legales; haremos remediación de áreas afectadas y colocaremos, con supervisión, nuestros residuos en lugares aptos”, enfatizó Marcano.

Mayor rendimiento y eficiencia

En cuanto a las ventajas de emplear el proceso de cianuración para eliminar definitivamente al mercurio en la actividad minera, el gerente de Ambiente de la empresa Berakah, Silfred Marcano, aseguró que este reactivo puede recuperar hasta el 95 % del oro contenido en las arenas residuales, sin devastar y contaminar el ambiente.

En la bulla 35_JG_ (2)

“El mercurio es altamente contaminante, tóxico e ineficiente. Con el uso automatizado y supervisado de cianuro, podemos recuperar el 85 % del oro de las lagunas de cola, y en niveles muy óptimos, se puede llegar hasta 95 %. Mejoramos muchísimo la recuperación en relación con el mercurio que solo recupera el 30 %, y destruye por completo el ecosistema y afecta gravemente a las poblaciones humanas”, manifestó.

Marcano reiteró que la corporación Berakah cuenta con la más alta tecnología, empleada por las grandes empresas a nivel mundial, para realizar este tipo de procesamiento de las lagunas de cola de forma eficiente y menos invasiva.

“Esta tecnología de punta viene de Alemania y Canadá. Son equipos que se usan en todo el planeta. Por ejemplo, si promediamos procesar 4 gramos de oro por tonelada y tenemos una capacidad de recuperación del 80 %, tendríamos unos 40 kilogramos de material aurífero mensual, solo con nuestra planta en el municipio Piar”, destacó.

Marcano añadió que el sector empresarial y el Gobierno deben fortalecer el encadenamiento productivo para incluir a todos los trabajadores de la pequeña minería y, entre todos, migrar definitivamente a nuevas tecnologías eficientes, ecoamigables.

“Berakah es social y ambientalmente responsable. Debemos engranar el trabajo con los pequeños mineros, dar recomendaciones y acompañamiento técnico oportuno para que adecuen sus áreas, tecnologías y procesos. Toda actividad humana genera un impacto; por eso, necesitamos tomar previsiones y actuar con responsabilidad ambiental y social”, subrayó.

Fotos: Jonnathan Gudiño