Vicepresidenta Delcy Rodríguez denuncia el terrorismo económico de Estados Unidos contra Venezuela

Prensa Minería.- La vicepresidenta de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, realizó su intervención en el debate de la 74ª sesión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde denunció contundentemente los ataques financieros que realiza el gobierno de los Estados Unidos que han causado sufrimiento al pueblo venezolano.

Para Rodríguez, las sanciones y bloqueos son “un nuevo tipo de terrorismo que usa bancos en vez de bombas, es un terrorismo de Estado que se impone sobre los pueblos y ya no utiliza bombas, sino bancos y compañías de seguros que están al alcance de una tecla en la era digital”.

Explicó que estás acciones contemplan la apropiación ilícita e indebida de todos los activos y riquezas en el exterior, bloqueo financiero y comercial, lo que no solo ha generado una enorme carga para la población venezolana, sino también grandes pérdidas que pueden ser cuantificadas a más de 130 millones de dólares.

“Se trata justamente de medidas impuestas por los EE.UU., usando el predominio del dólar como moneda de reserva mundial , el Departamento del Tesoro, militariza las relaciones internacionales y castiga a millones de personas inocentes para aplicar doctrinas de cambios de régimen y robarse descaradamente, los recursos de las naciones”, sentenció la vicepresidenta venezolana.

Fue tajante al denunciar, ante el mundo, que Venezuela es el “experimento de esta nueva forma de terrorismo”, que con más de 350 medidas coercitivas hacia Venezuela, el pueblo inocente ha tenido que padecer de problemas en el área de salud, educación, alimentación, entre otras. Indicó que estas sanciones están “dirigidas a asfixiar la economía venezolana y someter a nuestro pueblo”.

Gobierno del pueblo y para el pueblo

Rodríguez, hizo referencia a los grandes avances en materia social producto de las políticas implementas por el Gobierno revolucionario para contrarrestar agresiones de Washington contra el pueblo venezolano y “dar a conocer buenas noticias de Venezuela, la primera es que el país está en paz. Tenemos como testigos a los 120 países del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL)”.

Expuso que a pesar del bloqueo económico y financiero impuesto por el Gobierno de EE.UU. el Estado venezolano fortalece los programas sociales en cumplimiento de la Agenda 2030, un compromiso asumido ante la ONU: “Acudimos a esta organización para atender la impostergable lucha contra la pobreza y la desigualdad”.

Resaltó que al respecto la mediática internacional no ha dicho nada sobre la política de protección social del Gobierno Bolivariano, que favorece a más de 19 millones de venezolanas y venezolanos, que es “blanco de ataques del gobierno de EE.UU”.

En defensa de la Pachamama

Como país amazónico, alzamos nuestra voz para rechazar la mercantilización de nuestra Amazonía por parte del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro”, manifestó la represennte nacional.

Durante su intervención destacó el compromiso de Venezuela de trabajar por el medio ambiente y el cambio climático. “como país tropical alzamos la voz por la Amazonía”.

La destrucción de la selva tropical en la Amazonía brasileña ha aumentado en los meses que ha gobernado Bolsonaro, quien ha reducido los esfuerzos para combatir la tala, minería y explotación ganadera ilegal.

No al TIAR

La vicepresidenta venezolana también hizo mención a la puesta en marcha del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en la Organización de Estados Americanos (OEA) contra Venezuela, mecanismo del cual, recordó, Caracas se retiró hace algunos años.

Rodríguez señaló que “aprobar el TIAR busca sembrar los pilares para una intervención armada en Venezuela”.

Recordó que hasta ahora se han llevado a cabo intentos de golpe de Estado en el país suramericano para buscar un cambio de Gobierno, pero han sido “derrotados” por las autoridades locales. También enumeró intentos de magnicidio contra el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, y las intentonas de asesinato a “todo el alto mando político y militar”.