Mitos y realidades

Mitos

La verdad

Gobierno le regaló el Arco Minero del Orinoco a los extranjeros Si algo distingue la política del Arco Minero del Orinoco es su carácter nacionalista. Venezuela no otorga derechos de propiedad de minas; las minas son de la República. Los socios del Estado solo tienen derecho a producir en la mina temporalmente, y en las condiciones establecidas en la legislación nacional.
El Arco Minero del Orinoco fue creado para devastar el 10 % del territorio nacional El Arco Minero es una política de Venezuela para poner orden al sur del Orinoco. En este proyecto, las áreas planificadas para producción minera comprenden menos del 5 % del territorio. El plan de ordenamiento tiene 4 vértices: ecología, economía, social y DD. HH., seguridad y soberanía. Su objetivo es circunscribir la minería a áreas específicas, establecer límites permisibles de afectación y adoptar tecnologías mineras de bajo impacto ambiental.
Con el AMO, el Gobierno decretó “una bulla” en los parques nacionales El AMO se creó para la organización y la planificación de una actividad productiva que tiene más de 200 años; y para cambiar los métodos de extracción con tecnología de bajo impacto. Fuera de las zonas autorizadas, no está permitida la minería; mucho menos en los parques nacionales. La 1.ª tarea del Motor Minero es proteger el Parque Nacional Canaima. Venezuela no solo prohíbe la actividad minera en los parques nacionales y otras áreas protegidas; sino que, también, acompaña a las comunidades mineras tradicionales, indígenas y criollas, para que adopten prácticas responsables y respeten las áreas no autorizadas para uso minero.
La minería ecológica no existe: es un invento del Gobierno venezolano Hablar de “minería ecológica” es un oxímoron (palabras opuestas). La minería, como cualquier actividad humana, tiene un impacto en el ambiente. Cuando el Gobierno de Venezuela habla de «desarrollo minero ecológico» se refiere al compromiso que tiene nuestro país de hacer una minería menos contaminante. Se refiere a hacer la actividad minera desde un enfoque ecológico; esto es: hacer una minería responsable con la Tierra y con la gente. No se pueden entender los ecosistemas sin considerar la acción humana. El nombre «desarrollo minero ecológico» obedece al compromiso y al enfoque humanista de hacer una minería armónica con la Tierra.
El proyecto del Arco Minero no tomó en cuenta a los pueblos indígenas 197 comunidades indígenas participan en el ordenamiento del Arco Minero del Orinoco. Cada paso que se ha dado ha pasado por el filtro de la consulta previa a los pueblos indígenas. El Arco Minero tiene como condición necesaria y esencial respetar y hacer valer la opinión de los pueblos indígenas que hacen vida en los territorios autorizados para ejercer la minería. En Venezuela, las comunidades originarias definen los límites permisibles de afectación ambiental de los proyectos mineros, y las condiciones de retribución social. Las empresas mineras exponen detalles de la producción, así como los estudios de impacto ambiental y sociocultural.
El Arco Minero nació sin ningún estudio de impacto ambiental y sociocultural El Arco Minero del Orinoco nació con más de 50 estudios de impacto ambiental y sociocultural ejecutados por la empresa CVM Técnica Minera (Tecmín).

Solo con la estatal aurífera Minervén, Tecmín ya había participado en 25 estudios generales de impacto ambiental de la actividad minera antes de la creación del Ministerio para Desarrollo Minero Ecológico.

Las alianzas estratégicas con el pueblo minero no son útiles La firma de las alianzas estratégicas con la clase trabajadora de la minería artesanal contiene tres principios fundamentales: formalización de la actividad minera; adopción de tecnologías mineras de bajo impacto ambiental y el arrime del 100 % del oro al Banco Central de Venezuela. En el año 2018, se concretaron más de 700 alianzas estratégicas para ejercer una minería responsable en el Arco del Orinoco.