12 de abril 2002: Gobierno de facto rompe el hilo constitucional

Prensa Minería- El 12 de abril del 2002, fue el segundo día donde se continúa fraguando el plan conspirativo de la derecha fascistas, en contra del legítimo presidente Hugo Chávez, que pretendía sacarlo del poder, dando a conocer a la opinión publica una falsa carta de renuncia del mandatario nacional, aupados por los dueños de los medios de comunicación privados.

Se firmaron decretos que rompieron el hilo constitucional del país, como la disolución del Parlamento, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, asimismo la eliminación de cargos de todos los gobernadores, alcaldes, así como de todas las instancias políticas del país.

También se eliminaron las 48 leyes habilitantes, se realizó la derogación de la Constitución de 1999, igualmente, se le quitó el nombre de Bolivariana a la República de Venezuela.

Durante el transcurso del día, ocurrieron sucesos de persecución a personeros del Gobierno, de igual manera se realizó la toma violenta de la Embajada de Cuba, por parte Capriles Radonski, quien ordenó cortar los servicios de luz y agua de la residencia del personal diplomático, amenazando a las personas que se encontraban dentro de ésta, violando así el derecho internacional.

Llegando la tarde, desde los espacios del Palacio de Miraflores, los golpistas instalaban al Gobierno de facto de Pedro Carmona, en compañía de un grupo de generales traidores a la patria y civiles afines, asumiendo la presidencia de Venezuela, utilizando un falso decreto que disolvía los poderes públicos y la Constitución Bolivariana.

“Yo, Pedro Carmona Estanga, en mi condición de Presidente de la República de Venezuela, juro ante Dios Topoderoso, ante la patria y ante todos los venezolanos reestablecer la efectiva vigencia de la Constitución de la República de Venezuela de 1999 como norma fundamental de nuestro ordenamiento jurídico y restituir el Estado de Derecho, la gobernabilidad y la garantía del ejercicio de las libertades ciudadanas, así como al respecto a la vida, la justicia, la igualdad, la solidaridad y la responsabilidad social”, conjuraba Carmona.

El paradero del comandante Chávez preocupaba a la población venezolana, debido a que ningún medio privado ofrecía detalles. El presidente se comunicó con su hija María Gabriela, donde le confirmó que no ha renunciado y le pide hablar con Fidel Castro, para que le informe al mundo que es “un presidente prisionero”.

La hija del comandante dio a conocer sobre la conversación con su padre, en el programa Mesa Redonda, transmitido por la televisión cubana. Muchos medios vetaron la noticia y unos pocos la dieron a conocer.

Con todo este hecho turbulento, el pueblo venezolano comenzó a organizarse con el objetivo de regresar al poder al presidente Chávez. Las calles de Caracas comenzaron a llenarse de fe y esperanza, con ganas de defender la Patria de las garras imperialistas que pretendieron gobernar al país.

.

Impactos: 10